La nueva presidenta de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline Van Rysselberghe (JVR), electa en diciembre pasado, se refierió a varios temas de género en una entrevista con El Mostrador, donde cuestiona las diferencias de sueldo entre hombres y mujeres, la resistencia al ejercicio del poder de las mujeres pero también comenta que hay cosas en las que no está de acuerdo.

La alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga (UDI), recientemente ha sido cuestionada por sus dichos sobre feminismo.  Sobre este hecho JVR dice que “ella debiera ser admirada, sin embargo, muchas mujeres la critican. Ha salido adelante, ha demostrado su capacidad y ha logrado triunfos de verdad… lo ha hecho estupendo. Me molesta porque la molestan porque es una mujer que se preocupa de su imagen, de andar bien vestida y arreglada”.

Consultada directamente sobre la lucha feminista, JVR asegura que “estoy de acuerdo en muchas cosas. Es impresentable la igualdad de pega y no de sueldo. O que existan áreas en las que aún hay discriminación al momento de contratar a las mujeres porque prefieren hombres. Hay un cierto machismo en la sociedad chilena que es menos ahogante que en la época de mis papás, pero existe. Hoy la resistencia al ejercicio del poder de las mujeres es mayor que la resistencia al poder de los hombres, pero hay otras cosas en las que no estoy de acuerdo”.

Además agrega que “las mujeres tenemos las mismas capacidades que los hombres; no me gusta que me den ventaja. Y no me gusta que nos pongan como grupos vulnerables si en términos de competencia y capacidades tenemos de sobra”.

Respecto al acoso callejero y los piropos “a mí me gusta que me abran la puerta del auto, no me gustan los extremos, eso no es un insulto. Pero hay veces en que son molestos, insolentes y pueden perturbar. Pero otras, son divertidos. Hay un margen que es gris, en el cual no hay que exagerar. No cualquier piropo es acoso; puede ser picardía”.

Finalmente, revela que “nunca en la vida” le han pegado un agarrón y que “una vez me dijeron una cosa terrible por teléfono, pero me da vergüenza hasta repetirlo. Nunca supe quién fue”.