En entrevista con La Tercera, la diputada comunista Camila Vallejo se refirió a diversos temas: su baja popularidad en la encuesta CEP, su percepción de los eventuales candidatos presidenciales de la Nueva Mayoría y la emergencia del Frente Amplio.

Sobre el punto del Frente Amplio, la diputada habló del cambio de estrategia del PC en los últimos años: “Es una opción válida y legítima. Nosotros tomamos esa opción antes como partido con el Juntos Podemos Más, nos planteamos la alternativa de un frente de izquierda. Pero en un momento vimos la oportunidad de contar con un programa distinto de transformación con una correlación de fuerzas que realmente nos permitiera llegar al gobierno e implementar los cambios”.

Sobre esa decisión, Vallejo dijo: “Entiendo que sea difícil para muchos entender el por qué el Partido Comunista ingresa al gobierno de la Nueva Mayoría y da la disputa institucional para poder hacer avanzar los cambios. A muchos les gustaba la idea de que el PC sólo estuviese afuera, en las calles, y que se quedara sólo en el plano de la movilización. Sin embargo, nosotros, porque somos comunistas y somos marxistas también, entendemos que los cambios tienen que producirse de una manera dialéctica, entendiendo las condiciones objetivas y subjetivas. Yo aprendí el 2011 de mi experiencia, de que no bastaba simplemente con marchar. Había que movilizarse, había que marchar, pero también necesitamos espacio de decisión en un gobierno o en un Parlamento”.

Siguiendo con esa idea, Vallejo aseguró que la Nueva Mayoría “es hasta el momento el único espacio para seguir haciendo cambios ahora”. No obstante, aseguró que dicho espacio tampoco ofrece garantías y que la apuesta es disputar las garantías dentro del bloque. Del mismo modo, se refirió al naciente Frente Amplio, donde señaló que espera que haya colaboración entre su partido y esta nueva fuerza: “En esto la izquierda tiene que saber dónde está su adversario real. Espero que haya altura de miras en todas las fuerzas de izquierda para comprenderlo”.

Vallejo también fue consultada por su baja aprobación en la CEP, que llegó a un 22% de apoyo y un 55% de rechazo. Al respecto, dijo: “No sé, tal vez he hecho apuestas arriesgadas… no es fácil de entender, o no es fácil de compartir que yo haya pasado de ser dirigente estudiantil a pasar al Parlamento, en un momento donde el Parlamento es, quizás, uno de los espacios más repudiados de la sociedad chilena (…) pero yo tengo mis convicciones. Si hay gente que no comparte eso, no lo compartirá no más. No puedo caerles bien a todos. Y, claro, soy humana y también he cometido errores”.

Respecto a los candidatos presidenciales, la ex dirigenta estudiantil aseguró que “tiene una opinión muy positiva de (Alejandro) Guillier”: “Es una persona que me parece honesta, tiene un carisma especial y siento que tiene muchas convicciones que comparto, en lo programático, en la mirada del futuro”.

“Con (Ricardo) Lagos, sin embargo, tengo una distancia que es gigante”, agregó.