Según informa la revista New Scientist, el Centro Estadounidense para el Control y Prevención de Enfermedades reportó que una mujer murió en el estado de Washington durante agosto por una bacteria llamada Klebsiella. La alerta vino cuando se informó que la bacteria se mostró resistente a los 26 distintos antibióticos que el hospital tenía disponibles para tratarla.

Mike Sharland, de la Universidad de Londres, declara a la revista que “no sabemos el total de infecciones resistentes a los antibióticos que existen hoy”. Esto, ya que un proyecto de la Organización Mundial de la Salud para registrarlas ha empezado hace poco. Pero de acuerdo al Centro Estadounidense para el Control y Prevención de Enfermedades al menos el 90% de las infecciones multirresistentes en los Estados Unidos puede aún eliminarse con al menos un antibiótico de último recurso.

New Scientist afirma que la mujer probablemente se infectó con la bacteria durante una hospitalización en India, un país donde el mal uso de antibióticos ha llevado a crecientes niveles de resistencia a estos en las bacterias. En septiembre de este año la Asamblea General de la ONU acordó tomar medidas respecto a la amenaza global que representa la resistencia a los antibióticos, entre las que están limitar su uso en granjas y la industria ganadera, ofrecer incentivos de innovación para la industria y controlar su mal uso en las personas, incluyendo la extendida práctica de consumirlos sin supervisión médica.