La semana pasada, la Infantería de la Policía de Chubut disparó contra las comunidades mapuche que defendían sus tierras, dejando a uno con el maxilar destrozado y a otro con un politraumatismo de cráneo.

El hecho se vivió en el departamento de Cushamen, en Chubut, Argentina, donde continúan internados graves los dos comuneros de la comunidad mapuche Pu Lof en resistencia, según informa Página/12.

“Le tiraron a quemarropa, a tan corta distancia que le destrozaron el maxilar. Sabemos que pasó bien la noche y que hoy le harán estudios para las cirugías de reconstrucción”, afirmó al diario trasandino Soraya Maicoñia, una de las referentes de la comunidad.

El otro herido, Fausto Jones Huala, habría recibido varios disparos en la cabeza según testigos. “Tenía la cabeza llena de marcas de los perdigones y al rato ya no podía hablar. Ahí lo trasladaron a Bariloche y con la tomografía vieron que tenía afectado el cráneo. Ahora tienen que estudiar si tiene alguna lesión más severa”, contó Maicoñia.

“Supuestamente tenían que liberar las barricadas pero hicieron destrozos, golpearon a las mujeres, maltrataron a los chicos y rompieron todo. La represión de ayer a la noche por parte de la Infantería, en cambio, fue completamente ilegal, no tenían ninguna orden. Entraron a entrando a matar, nos quieren amedrentar. Estamos dispuestos a defender la tierra”, agregó.

El conflicto viene a raíz de las tierras donde vive la comunidad, las que en la década de los 90 fue vendida por el gobierno de Carlos Menem a la transnacional Benetton.