Recientemente nombrada como la primera Subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Fries dio una entrevista con la agencia de noticias española EFE, donde repasó algunas de sus definiciones respecto de la materia y pidió levantar el secreto Valech.

La ex presidenta del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) fue categórica: “En Chile hoy se tortura, pero no de forma sistemática e institucionalizada, como durante la dictadura”, dijo, agregando que “no conozco ningún país del mundo donde no haya tortura por parte de funcionarios que tienen bajo su custodia a civiles”.

Sobre lo ocurrido en dicatudra, Fries pidió levantar el secreto de 50 años que peso sobre los testimonios, documentos y antecedentes de la comisión Valech, “para que los tribunales de justicia puedan conocer los casos”, afirmó.

Recordemos que la Ley 19.992 incluye una cláusula de secreto que prohíbe dar conocer los testimonios completos de las víctimas, entregados a la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, conocida como “Comisión Valech“. Elaborado sobre la base de 35 mil testimonios y emitido en noviembre de 2004, las autoridades de entonces estimaron que estos solo puedan ser conocidos cumplidas las cinco décadas de su publicación.

“La Justicia ha consolidado la jurisprudencia sobre lo que pasó en Chile, que fueron crímenes de lesa humanidad. Hoy día estamos cumpliendo con los estándares internacionales, pero necesitamos más verdad, saber qué sucedió con los detenidos desaparecidos”, dijo Fries.

La subsecretaria de DD.HH. también se mostró a favor de derogar la Ley de Amnistía, concebida en dictadura y que no hoy ya no es aplicada.

Sobre las peticiones de “perdón” de algunos de los condenados por delitos de lesa humanidad que se encuentran en el penal de Punta Peuco, Fries explicó que “hoy día, a efectos de cumplimiento de las penas, la legislación chilena no distingue entre delincuentes comunes y criminales de lesa humanidad. Eso significa que estos últimos tienen acceso a beneficios penitenciarios”. Esto, contradice el Estatuto de Roma del cual Chile es parte y que establece que para su otorgamiento excepcional tienen que darse requisitos más exigentes que para el resto.