El General Director de Carabineros, Bruno Villalobos Krumm, removió de su cargo al Jefe de la II Zona Antofagasta, General Víctor Acosta Contreras, luego que este fuera denunciado en la 1° Fiscalía Militar de Santiago por prácticas de acoso sexual, según antecedentes recopilados por El Desconcierto.

Oficialmente, sin embargo, Carabineros comunicó que la decisión del General Director fue adoptada ante errores cometidos por el cuestionado oficial, en especial debido “a la falta de oportunidad para informar hechos y situaciones que en razón de sus obligaciones funcionarias debió haber concretado”.

La salida del general Acosta coincide además con la emisión de un peritaje psicológico efectuado a una funcionaria de Carabineros quien denunció una situación de acoso sexual, documento al cual tuvo acceso El Desconcierto.

El informe, de hecho, muestra que la joven presenta dolores de cabeza recurrentes, ataques de angustia, retraimiento, pesadillas y sentimientos de vulneración debido al supuesto abuso, el cual ocurrió en febrero de 2016 y produjo un fuerte impacto en su vida diaria.

Informe Psicológico

El testimonio de la joven -en ese entonces de 21 años- se remonta a una tarde en que se encontraba realizando el aseo en las dependencias de la II Zona de Carabineros de Antofagasta, labor que usualmente se encarga a los carabineros que recién se vienen sumando a la institución.

Mientras realizaba la actividad en la unidad, se le habría acercado el Sargento José Vega -cercano a Contreras y que además oficia como su chofer-, quien le ordenó realizar aseo en el balcón de la Zona y Prefectura y en la oficina del general. Pese a que a ella no le correspondía realizar las labores encomendadas, al recibir la orden de un superior, accedió a hacerlo.

“Cuando ingresé a la oficina me percaté que dentro estaba mi general, al cual saludé respetuosamente, tras lo cual seguí haciendo aseo, momento en el que él me pregunta mi nombre y de dónde soy, datos que entregué sin dudar. Mientras me decía esto me comenzó a buscar por Facebook desde su teléfono, vio las fotos de carácter público y me dijo ‘que se ve guapa con el pelo largo’, ‘ese buzo no le hace juicio’, ‘debería andar con el pelo suelto porque se ve muy atractiva en sus fotos’. Yo no sabía qué responderle y me quedé callada. Entonces me preguntó si tenía pololo, le dije que sí y le conté de él, acercándome para mostrarle una foto de mi pareja, momento en el que el general Acosta me toma fuertemente la mama derecha y luego el brazo“, relata la funcionaria en el informe.

Acosta habría seguido sujetando fuertemente la muñeca de la joven, la cual, asustada, se habría alejado un poco de su cuerpo, situación que habría aprovechado el general para ponerle una mano en la espalda y otra en el abdomen, apretándola fuertemente y diciéndole que se pusiera derecha. “Entonces me moví de su lado y me dispuse a limpiar la mesa de centro para retirarme rápidamente del lugar. Él se levantó de su asiento para ver qué estaba haciendo, juntó la puerta y me dijo: ‘mira lo que tengo’. Ahí me muestra una especie de juramento por la especialidad que tenía antes, mencionando que era parte de Dipolcar (Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros de Chile). Yo me quedé callada, no sabía qué hacer, pasaron unos minutos y se metió al baño, fue entonces que decidí salir corriendo”, cuenta la joven, visiblemente afectada.

Mientras ella huía de la oficina de Acosta, se encontró nuevamente con el sargento José Vega, quien riéndose le preguntó si se había “despedido” del General. Ante eso, la funcionaria respondió con evasivas. “Vaya no más a despedirse de él”, le insistió Vega, quien, ante la incomodidad de la joven con el hecho de volver a enfrentarse a Acosta, agregó: “No se preocupe, si mi general la va a pedir para que venga a hacer aseo acá y quizás la elige de protocolo”.

“Estuve en silencio ante el peso de sus palabras y me retiré del lugar”, señala el informe psicológico. Luego de aquello, regresó a su pieza y rompió a llorar. “Le conté a una cabo que se encontraba en mi dormitorio todo lo que había pasado y me dijo ‘te salvaste, menos mal que saliste corriendo porque a otras carabineros no les ha ido nada de bien. Una vez le dijo a una compañera mía que se despidiera de él, y le corrió la cara para darle un beso en la boca’. Yo solo me fui a mi cama y lloré, me sentía demasiado insegura, tenía mucho miedo y sabía que en cualquier momento podía toparme con el general Acosta, nuevamente”, indica la funcionaria, quien solicitó el traslado desde la II° Zona de Antofagasta, hecho que se habría materializado recién a finales del año pasado.

Complicidad en la Institución

La joven cuenta en el relato al que tuvo acceso nuestro medio, que luego del incidente de acoso esperó hasta el día lunes para desahogarse con la Capitán de su unidad, Mirna Campos, quien le habría señalado que se esperaba una situación así. “El año pasado fue un desfile de carabineras a su oficina”, le habría indicado la mujer, señalando además una serie de cosas para tranquilizarla, entre ellas que también habría vivido un episodio similar, pero con otro jefe dentro de la Institución, tras lo cual la llevó a hablar con el Mayor Juan Pablo Montenegro, quien lo primero que le preguntó fue si no estaría “malinterpretando” la situación, derivándola con el Comandante Carlos Águila.

“Me sentí pésimo, ¿cómo iba yo a malinterpretar algo así? El Comandante le preguntó a mi Capitán si sabía que el General tuviese este tipo de comportamientos con otras mujeres y ella hizo como que desconocía el tema, siendo que momentos antes había señalado lo contrario. Entonces mi miedo creció, porque si ella, como mujer, no era capaz de reconocer algo que me dijo minutos atrás, ¿quién me iba a ayudar? Finalmente el Comandante me preguntó si quería cambiarme de ciudad y le dije que sí, que no me sentía segura y que no quería que fueran más carabineras a hacer aseo a esa facción. Cuando me preguntaron si quería dar cuentas por escrito no quise, por temor a represalias ya que si la Capitán no fue capaz de reconocer a sus superiores que estas actitudes habían ocurrido antes, como ella misma me había indicado, no me iba a ayudar en ningún caso. Finalmente a nadie le importó lo que me ocurrió“, narra la mujer, quien presentó una denuncia por acoso sexual contra el General Víctor Acosta en la 1ra Fiscalía Militar de Santiago.

La actitud de la Capitán Campos, concuerda con la información señalada en testimonios en off entregados a este medio, a quien sindican como “encubridora” de las actitudes del General, incluyendo el hostigamiento laboral a mujeres dentro de la Institución y también a trabajadoras externas que pensaron en denunciar en algún momento los hechos. Un audio, al cual tuvo acceso El Desconcierto, relata momentos en los cuales Campos trata de “desleal” a una de las acosadas por Acosta, puesto a que la joven presentó licencias médicas psicológicas debido al trauma y estrés que le generó la situación. Incluso la acusó de “incumplir deberes militares” por haberse ausentado, pese a haber tenido autorización de otro superior.

Más víctimas

Esta no sería la primera situación de acoso sexual protagonizada por Acosta Contreras, ya que entre los años 2011 y 2012 habría sido denunciado mediante un reclamo formal por otra funcionaria. Los antecedentes oficiales de ese hecho, fueron solicitados a la institución a través de transparencia en el año 2014, información que fue denegada en su momento, a pesar de constituirse como pública (enlace al documento aquí).

“En realidad la pregunta es a quién no ha acosado el General Acosta, ellos creen tener el poder absoluto sobre nosotras”, señala otra funcionaria de Carabineros en ejercicio, quien prefirió omitir su nombre, por miedo a represalias. Al parecer las situaciones de acoso por parte del ahora ex Jefe de la II Zona, serían conocidas en la región y estarían tan naturalizadas que ni siquiera se habría prestado el soporte adecuado a las posibles víctimas.

“El General ha tenido amenazadas a varias chiquillas, de que si no se acuestan con él la van a pasar mal”, señala otro funcionario de la unidad, quién además asegura que los reclamos hacia Acosta Contreras por temas de índole sexual son conocidos dentro de la Institución, investigaciones que no habrían llegado a buen puerto, debido a la influencia que ejercería el General dentro del Alto Mando de Carabineros, complementando que además sería típico de Acosta tener algunas de las funcionarias de menor rango “bajo su protección”, las cuales obtendrían regalías y tratos especiales distintos a los recibidos por el resto, transformándose en “intocables”, situación que habría generado la antipatía de los uniformados, afectando fuertemente el clima laboral.

Pasos a seguir

Para el área legal del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC), las acusaciones sobre Acosta Contreras son graves y deben investigarse a fondo, señalando como consejo para quienes vivan una situación similar que el camino a seguir en estos casos, es que la víctima comunique la situación a su superior. Adicionalmente, indican que pueden presentar una denuncia en el Ministerio Público o, en su defecto, en la Fiscalía Militar.

“El acoso sexual es un delito que pasa afecta los derechos y dignidad de las personas. Un rol activo de la Institución es clave, sobre todo cuando en una organización jerárquica que puede desincentivar a las víctimas a denunciar. Esperamos que la institución se haga responsable y no haya complicidad, sino respeto a los derechos de los funcionarios y funcionarias”, aseguraron desde el OCAC.

El Desconcierto conversó el martes 10 de enero con el General Acosta Contreras, antes de su remoción del cargo de Jefe de la II Zona Antofagasta, quien negó los hechos de acoso sexual. “Yo sigo aquí trabajando como todos los días, al parecer ustedes tienen más información que yo”, aseveró. De igual forma, desestimó haber recibido alguna notificación desde la Fiscalía Militar, pese a que testigos revelan que, durante estos días, le habrían tomado declaraciones a él, a la Capitán Mirna Campos y al Sargento José Vega. Esto a propósito del testimonio presentado por una de las víctimas.

Al ser consultado sobre lo que está haciendo Carabineros de la II Zona de Antofagasta para prevenir situaciones de acoso sexual dentro de la institución,  el General Acosta señaló que se trabaja permanentemente en el tema tanto a nivel local como nacional “nosotros tenemos reuniones mensuales a todo nivel donde tratamos estos delicados hechos”, agregó.

En tanto, desde el Departamento de Comunicaciones de Carabineros señalaron que no se referirán a denuncias realizadas de forma anónima, que podrían buscar hacer daño a la honra de funcionarios de la Institución. Además indicaron que, a través de transparencia y de Fiscalía Militar, es posible acceder a la información sobre este tipo de hechos.  Dichos antecedentes fueron solicitados por este medio los primeros días de enero, y aún no se nos ha dado respuesta.