Los ex trabajadores de la mina Santa Ana de Curanilahue, específicamente 73, depusieron la huelga que tenían a 600 metros de profundidad luego de 43 días, tras conseguir un acuerdo con el Gobierno.

De acuerdo a Bío Bío, según información preliminar, se habría encontrado un comprador para la empresa y a un cliente.

Además, los mineros tendrían estipulado salir a las 21 horas del pique para evitar que les llegue la luz solar luego de tanto días, situación que será supervisada por médicos. 

Se espera que el arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomalí, asista a la salida de los mineros, poer su intermediación en el conflicto con el Gobierno.

También los mineros firmarían un acuerdo con el Gobierno durante la noche, mientras que mañana martes la situación sería evaluada a nivel ministerial en La Moneda.

Otro de los mediadores del conflicto, el senador Alejandro Navarro, comentó que el comprador sería “un empresario responsable, ya chequeado y hay un poder de compra que puede adquirir miles de toneladas de carbón”.

“Resta que el gobierno diga qué va a poner para echar a andar la mina y ya no puede usar como excusa que los mineros están abajo de la mina para no conversar”, agregó.

Los mineros pasaron al interior de la mina Navidad y Año Nuevo con parte de sus familiares, momentos en que se mantenía vigente una huelga de hambre.