A través de un dictamen publicado esta tarde la Contraloría General de la República se “abstuvo” de tomar razón de los estatutos de las dos universidades estatales creadas durante el actual gobierno: la U. de Aysén y la U. de O’Higgins. En el documento firmado por el contralor Jorge Bermúdez se señala que varias disposiciones “no se ajustan a derecho” y otras son imprecisas.

Algunos artículos de los artículos rechazados por el órgano fiscalizador son el 17, sobre el contrato de obligaciones financieras, que no coincide con la norma de contrataciones públicas; el artículo referente a la causal de remoción del rector, en la que “no se indica ni genéricamente a qué clase o tipo de preceptiva se refieren esas disposiciones”. Además, acusa la Contraloría, los estatutos no contemplan la estructura administrativa esencial encargada de la gestión presupuestaria.

En julio del año pasado la primera rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey Tumanoff, fue destituida de su cargo y reemplazada por María Teresa Marshall. Los argumentos del Mineduc fueron que el proyecto de estatutos presentado por Pey ponían en peligro ““la viabilidad futura del proyecto universitario comprometido la comunidad de Aysén”.

En tanto, fuentes del Mineduc declararon al medio T13 que el rechazo de la Contraloría General de la República a tomar razón de los textos sería un proceso normal en la configuración de los estatutos y que lo que corresponde es que ahora se respondan esas observaciones.