Fernanda Cornejo se llama la hija de Karen Doggenweiler que Marco Enríquez Ominami conoció cuando ésta tenía 8 años y que, con el tiempo, adoptó como su propia hija. La joven de 21 años y estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales, conversó con revista Paula acerca de su historia y formación política. En la entrevista, publicada el pasado sábado 14 de enero, la actual dirigenta de la Juventud Progresista aprovechó de increpar a los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jakcson.

“Creo que como jóvenes tenemos que ser los más vanguardistas en el hecho de, por ejemplo, promover la participación electoral. Boric y Jackson dicen tener un Frente Amplio: mentira”, afirmó Cornejo durante la entrevista. “Ellos dicen: ‘tú me caes bien, tú entras; me caes mal, te vas’. Eso es caer en las mismas prácticas de los partidos tradicionales, que son las que ellos mismos condenan”, aseguró la joven añadiendo que no se identifica con aquellos y otros líderes políticos juveniles. “Yo creo en las primarias con todos y para todos los cargos. Imagínate que muchas personas se tuvieron que omitir para que ellos salieran diputados”, siguió.

Consultada sobre la aparición de nuevos rostros en la política, como el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp y el fenómeno que ha despertado, la hija de ME-O aseguró que “el jefe de gabinete del alcalde es un Demócrata Cristiano, el sector más conservador de la Nueva Mayoría. Ellos decían que eran independientes, pero tenían todo el chancho cortado con la Nueva Mayoría. Estoy consternada”, afirmó añadiendo que si bien considera que “es bueno que se renueven los rostros” espera que “no vendan el cuento de que vienen como los profetas, los mesiánicos, porque no lo son. Terminaron pactando con los que ellos repudian públicamente y creo que eso le hace más daño a la política”, dijo la joven que por estos días se encuentra construyendo la juventud del Partido Progresista y cimentando el comando presidencial para la candidatura de su padre este 2018.