Sebastián Piñera suele acaparar la atención de la prensa. Hoy no fue la excepción.

El ex presidente llegó hasta Cañete, lugar donde tenía programado un encuentro con la familia de José Retamal, el cuidador muerto en un incendio la madrugada del domingo. Pero Piñera los dejó plantado y llegó al lugar dos horas después de la hora pactada, cuando los familiares ya habían abandonado el lugar.

Cuando Piñera se disponía dirigirse al fundo Santa Clarisa, donde murió calcinado Retamal, fue increpada por una comunera mapuche que le arrojó agua. Se trata de Marieli Meñaco, hermana de uno de los comuneros que sufrió una emboscada policial en diciembre pasado, cuando dos carabineros los persiguieron a escopetazos y que ahora son investigados por violencia innecesaria.

“Es que viene a conseguir votos para su campaña claramente. Si aquí quién lo apoya a él… son unos corruptos. No vienen a prestar ayuda, viene a ayudar las forestales como Arauco, Mininco… estoy defendiendo a mi gente aquí, que está presa”, declaró la dirigenta a T13.

Finalmente, Piñera llegó al lugar donde falleció el cuidador, donde criticó duramente al gobierno por no definirse en el caso de la muerte de Retamal. “Yo creo que el futuro Gobierno va a tener que cambiar radicalmente la forma de enfrentar el terrorismo y eso significa una nueva actitud, una nueva voluntad, también perfeccionar la Ley Antiterrorista para que podamos tener, como la tienen muchas leyes antiterroristas en el mundo entero, informantes, agentes encubiertos, entregas vigilidas y testigos protegidos de verdad“, afirmó el ex presidente.