A través de una carta en la que se adjuntaban fotografías del artefacto explosivo, el grupo ecoterrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) se adjudicó el ataque que el viernes 13 de enero estalló tras ser abierto al interior de la casa del presidente de Codelco, Oscar Landerretche.

Si bien en la misiva de ITS, el grupo indica que el viernes 13 “entramos en una de las tantas sucursales de Correos de Chile. Una corta espera y ‘hola, quiero mandar este paquete’, de ahí en más no dijimos ninguna palabra más, ahh ‘gracias’. Estos locos del correo son tan bakanes que si les pagas más el paquete te lo envían en el mismo día, yeaaaah, al toque sacamos las tres lucas de más, siiii po’, pa’ que llegara en la tarde. Y bueno, después la heridas del bastardo y el caos en los medios de comunicación, en fin” (sic), la versión se contradice con los últimos datos arrojados por las pesquisas, que apuntan a que el paquete permaneció más de 24 horas en la sucursal de Chilexpress de San Joaquín antes ser despachado a la casa de la mayor autoridad de Codelco; esto, según consignó El Mercurio.

Asimismo, La Tercera publicó este martes que el jueves 12 de enero, un hombre llegó hasta esa sucursal, donde habría dejado el sobre con un supuesto libro en su interior, con destino a la casa de Landerretche. Las próximas investigaciones apuntan a revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad de Chilexpress para dar con la identidad de quién realizó el envío, como también identificar al funcionario de la empresa de correos que entregó el paquete.