El reciente ataque, vía carta bomba, que llegó al domicilio de Óscar Landerretche, fue reivindicado por un grupo autodenominado eco-extremista, que se hace llamar “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje”, el mismo que se adjudicó la instalación de un artefacto explosivo que no alcanzó a detonar en la Facultad de Ciencias Físcas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Por ello, en diciembre del año pasado, el decano de la facultad anunció una serie de medidas de resguardo -poco usuales en la seguridad de una universidad- como la idea de instalar, a partir de marzo próximo, torniquetes de acceso usando la tarjeta universitaria (TUI).

Según informó The Clinic, la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas tuvo dos amenazas de bombas anónimas este año, además del hallazgo de un artefacto explosivo que fue desactivado por el GOPE. En la misiva enviada por el decano, éste explica que “se adoptó la decisión de implementar una medida de control de acceso a Beauchef 851, que no representará molestias significativas para los miembros de la comunidad de la Facultad, pero sí un control más personalizado sobre los visitantes ocasionales que por diversos motivos ingresan a esa parte del Campus”.

A través de puertas similares a las vías de salida de los andenes de Metro, además de un reforzamiento de las cámaras de seguridad, las autoridades de la institución piensan resguardar la seguridad del recinto. Además, se contrataron más guardias y se cerrará el acceso desde los edificios de Química y Física.

Durante marzo y abril, los y las estudiantes podrán acceder sin necesidad de utilizar la TUI, aunque en los últimos días de abril o primeros días de mayo, se implementará totalmente el sistema de reconocimiento del chip de cada tarjeta.