Producto de la visita a cuatro zonas del país, el día de ayer en la Biblioteca Comunitaria de Barrio Bellavista se dio a conocer el cuadernillo “Escuela Itinerante: Feminismo y Asamblea Constituyente”. La iniciativa fue impulsada por Revolución Democrática (RD) y está compuesta por cinco artículos que hablan de: derechos sociales con perspectiva feminista, trabajo de cuidado y trabajo doméstico, derechos sexuales y reproductivos, participación de mujeres en una AC y poder constituyente de mujeres. Con esto se hizo un recorrido por diferentes tópicos vinculantes al Proceso Constituyente y la perspectiva de género.

La Escuela Itinerante se trasladó desde la capital hasta Elqui, por el norte, además de Concepción y Puerto Montt, por el sur. Su objetivo es “abrir un espacio de reflexión respecto de la construcción del poder constituyente, el rol que cumpliría el feminismo en su determinación y contenido”, según narra Anita Martínez, Coordinadora del Frente de Género de RD.

La presentación contó con la colaboración de tres expositoras y autoras de artículos que componen el cuadernillo y que debatieron sobre el Proceso Constituyente. Una es la cientista política de la Universidad de Chile, Claudia Heiss, quien destacó un ejemplo mencionado en la Constitución que hace responsable a las madres del cuidado del hijo/a y no a los padres, cuando la familia es el centro y piso de la sociedad.  A su vez, destaca en el cuadernillo que “solo una participación paritaria puede asegurar que el nuevo pacto político sea representativo desde una mirada de igualdad de género”.

Además hace una mención a Ruth Rubio, la española que expuso sobre constitucionalismo y género hace algunas semanas en el país, recordando que las mujeres en su rol social, asistencialista y a cargo del cuidado del hogar, permanecen en la esfera privada. Ejemplificó esto con lo que ocurre en EE.UU., donde no hay protección de la maternidad.

Otra expositora invitada fue la economista Paula Poblete, quien destacó que “las mujeres han ingresado en masa al espacio público (laboral)”.  Esto evidencia desigualdades significativas: diferencias en salario, sobrecarga de responsabilidades, trabajo, hogar. Aún más, el trabajo del cuidado de un adulto mayor, por ejemplo, que es sumamente caro en el mercado, si lo hace una familiar no tiene ninguna compensación, lo mismo con el trabajo doméstico, que nadie reconoce.

La economista también hizo una lectura sobre la intención del Gobierno de construir una Constitución que contemple los resultados de los cabildos. “Para los que participaron fue una experiencia enriquecedora. El retorno a un ejercicio cívico fue estimulante”, dijo, pero luego agregó: “Un gobierno con el 20% de aprobación no podría concluir con este proceso”.

“Solo funcionó como focus group pero la gente discutía, se quedaron horas. Fue una participación responsable”, concluyó Heiss sobre ese proceso.

Finalmente, la ex subdirectora del Servicio Nacional de la Mujer, Gloria Maira, habló sobre derechos sexuales y reproductivos, y agregó que para considerar en la Constitución estos derechos que tratan del cuerpo, sexualidad y orientación sexual, se debe hablar de: igualdad sustancial, lo que significa que si dos personas hacen el mismo trabajo se les pague igual. Sumado a esto, en el cuadernillo destaca que “dar rango constitucional a los tratados de derechos humanos, y reconocer la igualdad sustantiva permite que la legislación y la política pública avance hacia nuevos estándares de reconocimiento y redistribución”.