La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que condenó a dos oficiales en retiro de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), por su responsabilidad en el delito de aplicación de tormentos reiterados al ex ministro del Interior y Defensa de Salvador Allende José Tohá González (PS) entre el 2 de febrero y el 15 de marzo de 1974.

En fallo unánime la Segunda Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Mario Rojas, Viviana Toro y Juan Opazo– ratificó la resolución dictada el 24 de noviembre de 2015, por el ministro en visita extraordinaria Jorge Zepeda, que condenó a Ramón Cáceres Jorquera y Sergio Contreras Mejías a 3 años de presidio, con el beneficio de la remisión condicional de la pena. Ya en diciembre de 2015 el mismo ministro había condenado a los dos coroneles en retiro de la Fuerza Aérea a tres años de pena remitida.

El 11 de septiembre de 1973 José Tohá fue detenido y llevado hasta el campo de concentración de Isla Dawson. El ministro Zepeda logró establecer que el secretario de Estado del Presidente Salvador Allende fue sometido a múltiples apremios durante su reclusión en la isla, las que se intensificaron cuando fue llevado de vuelta a Santiago por oficiales de la Fach el 2 de febrero de 1974. Allí permaneció en el Hospital Militar, siendo varias veces trasladado a la Academia de Guerra donde siguió siendo objeto de torturas y “tratos crueles y degradantes”, señala el fallo: “entre otras, mantenerlo por largo tiempo en esperas al interrogatorio con la vista vendada, suspenderlo y luego continuarlo en reiteradas oportunidades con el solo objeto de infundirle temor, y, atribuirle imputaciones falsas respecto de hechos que afectaban su honra y dignidad”.

Por muchos años los militares acusaron que José Tohá se había suicidado. Esto, ya que según señala el fallo, “el día 15 de marzo de 1974, aproximadamente a las 13.00 horas, en circunstancias que don José Tohá González, ex Ministro del Interior y de Defensa, se encontraba detenido e incomunicado en el Hospital Militar de la ciudad de Santiago, éste fue encontrado muerto, en suspensión incompleta, apoyado sobre una de las repisas del closet de la habitación, con sus pies flectados sobre el piso y su cuello unido por un cinturón a un soporte, consistente en una cañería del agua potable que pasaba por el interior del maletero del closet”.

Sin embargo, después de décadas la Corte de Apelaciones ordenó el 15 de noviembre de 2010 su exhumación. Una nueva autopsia reveló que el secretario de Estado y padre de la dirigente PPD Carolina Tohá no se suicidó, sino que fue asesinado por estrangulamiento. Su cuerpo fue sepultado por tercera vez el 19 de noviembre de 2012.