Bajo la premisa “Somos Cerro Blanco”, se realizó el pasado sábado 14 de enero una conferencia por parte de la Comunidad de Cerro Blanco, Apu Wechuraba, con el fin de sentar posición por la revocación unilateral del Comodato otorgado por Servicio de Vivienda y Urbanizaciòn (Serviu) a la Coordinadora Nacional Indianista (Conacin) después de 16 años de uso, cuidado y ocupación del lugar.

Actualmente la Municipalidad de Recoleta, a través de su Programa de Pueblos Originarios y junto a su mesa indígena, se encuentra en proceso de adquisición de un nuevo comodato, determinado por un uso exclusivo por parte de organizaciones con certificación indígena de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi). A nuestro modo de ver, este es un gesto claro de desconocimiento y negación del trabajo que diversas agrupaciones indianistas, tanto indígenas como mestizas, llevamos realizando de manera autogestionada.

Francisca Fernández Droguett, José Segovia “Patara” y Flavio Ricci conformaron la mesa de voceros, presentando los principales puntos involucrados en el conflicto.

Francisca Fernández explicó: “Nos parece contradictorio que nos quiten el comodato por no tener agua potable o luz eléctrica siendo responsabilidad de la propia política pública”. Luego agregó: “Cada árbol que ven aquí, cada espacio, cada zona sagrada, fue construida por una multiplicidad de organizaciones que ocupamos el Cerro Blanco hace más de 16 años”.

José Segovia “Patara”, por otro lado, dijo: “Después de luchar tantos años, el único espacio que teníamos con comodato era este y cederlo es una pérdida para la lucha de los pueblos indígenas e indianistas”.

Finalmente Flavio Ricci señaló: “El Cerro Blanco no nos pertenece, nosotros le pertenecemos, y esto es un llamado no por sangre, sino por compromiso, por legado de los pueblos, pero sobre todo por el trabajo que llevamos años realizando, donde hemos ido configurando un santuario de la naturaleza donde nosotros somos sus guardianes”.