En política todos tienen pasado, hombres y orgánicas, con luces y con sombras. Chile es un país pequeño y existen los que tiene buena memoria.

Desde 1990 NUNCA en la izquierda se han realizado primarias para que el más votado levante las banderas de lo justo pedido. El PC designaba a dedo quien era y se acabó, y todos a la calle a predicar la palabra, de democracia y participación nada, herencia de la época stalinista. Un cura, un economista, una profesora, un humanista, con paupérrimos resultados en votos, aunque servían para ofrecerlos en segunda vuelta esperando que de la mesa concertación/binominal caigan algunas migajas, eso migajas.

No suena extraño que el presidente del Partido Igualdad, diga que en Frente Amplio hay un trozo de la NM, lo que sucede es que la gente cambia de ideas, eso los hace diferentes. Los que se mantienen en el mismo discurso, no queda duda que su aporte será pequeño, sectario y añejo. El Frente Amplio tiene su pasado, no es muy largo en el tiempo pero está, y más aún, en su interior hay hijos del binominal. No hay que sentir vergüenza, así no más fueron los asuntos.

José Artigas había sido seriamente cuestionado por sus acciones antes de ingresar a la fila de los libertadores. Salvador Allende saludó agradecido el ingreso y apoyo de la USOPO de Raul Ampuero, al proyecto que alcanzó la victoria en 1970. Posiblemente no se recuerde a Jaime Barros Pérez Cotapos, senador comunista expulsado por estar más cerca de MAO que de Moscú. El proceso de construcción en política también consiste en andar en el hombro con el pasado, ese que se escribe en las murallas de los tiempos. Muchos recordamos con afecto a Arnoldo Ríos.
Giorgio, RD, es diputado de la república sencillamente porque se presentó en un cupo perteneciente a la NM. Podríamos decir que es también por aquello un hijo del binominal y un aprovechador de la legalidad de la dictadura. Pero la dura y resistente verdad se confronta con su actual postura política, su crítica al modelo y la defensa de la educación pública y gratuita. RD no reivindica la dictadura del proletariado ni defiende a Stalin, no tienen el Estado y la Revolución en el velador como libro de cabecera, ellos creen en la transversalidad.

Gabo Boric, si dio la batalla por fuera de la NM, se apoyó y trabajó en una zona extrema allá en el sur, casi abandonada del centralismo. Hace uso de los medios de comunicación para la denuncia y reivindicar las justas batallas de pescadores artesanales, pueblo mapuche. Es querido por miles y en todos los rincones de la patria, dice lo que piensa, ya le llegará su hora en la historia, ya le llegará.

Vlado está levantándose desde el norte para que no sea olvidado ese Chile, esa zona de masacres obreras, zona del salitre, batallas puras y duras, allá se le ve visitando los campamentos, apoyando a los migrantes en ese asunto que es mejorar las condiciones de vida, en una patria abrazada al neoliberalismo.

El PH debemos ubicarlo en el primer gobierno de la postdictadura, con embajadores. Una diputada también hija del binominal, después abandonaron a la concertación. No era lo que ellos esperaban, y pasaron a ser agentes activos en proyectos políticos nuevos. Han estado siempre en muchos intentos por reunificar la izquierda para hacer que los cambios sean reales y concretos. Han prestado el timbre y su casa para llevar candidatos, Claude es un ejemplo de ello, con pésimos resultados.

El recorrido de la izquierda desde 1990 fue capturado por el PC, antepasados del Partido Igualdad y de otros. Se debe saludar aquel gesto de dejar en el pasado las viejas estructuras de la burocracia comunistas. Fueron sin duda el resultado del debate, el cambio de ideas y los que cambiaron no alcanzaron a ser lanzados al fuego eterno. Hay que recordar que durante años el PC se mantuvo dando muestras de buena conducta, y llamando a votar por el mal menor en segundas vueltas. Allí estuvieron los actuales del Partido Igualdad, en esos tiempos, y los justificaron a brazo partido. Ahora tomaron otro camino. Alto valor tiene su participación en las últimas elecciones presidenciales, colocaron y dijeron lo que muchos necesitan decir para que se les escuche, aunque hay muchos que esperan todavía el libro grande para escribir la nueva constitución, hasta con faltas de ortografía.

En el FA no están todos, faltan otros colectivos que también han trabajado, si este asunto de ganar conciencias o despertar al dormido no es privilegio de unos cuantos iluminados, es tarea masiva, popular, integradora, transparente, DEMOCRÁTICA. Nadie quiere un nuevo referente con un comité central que dicte conductas hasta para ir al baño, así no, eso ya es pasado y viejo.

El Pais, partido en formación, tiene el legítimo derecho a estar en el FA y proponer. Es así porque Navarro fue elegido en votación popular, lo votaron los pobladores y sencillos, no los que habitan CasaPiedra. El voto hay que respetarlo y lo merecen los votantes de Boric, Giorgio, Vlado y el 1% de Igualdad. Lo que hace que los proyectos políticos se prolonguen en el tiempo es el programa, la visión de país y el que se quiere dejar, ese es el asunto. Poco pesa y vale juntarse un año antes de las elecciones, hacer una lista de candidatos uno/a en la papeleta a la presidencia y vamos cantando, así no son los asuntos.

La fuerza/instalación de proyectos serios y transformadores toma su tiempo. Falta mucho para que el sol se apague y la tierra se enfríe.

Eso de llevar candidato presidencial puede ser discutible, incluso no necesario. Puede que sea más fuerte y potente construir una bancada popular y democrática en el parlamento, allí donde se redactan las leyes. No hay dudas que algunos sientan asco sentarse a quienes han recibido dinero de SQM y de la familia Pinochet. Hay que ir un poco más allá que dar vueltas a la casa de los presidentes, al parecer se acerca la hora del asalto y toma de La Bastilla, o el Palacio de Invierno, como le guste al señor.