En el marco de la investigación del caso Fipes, el senador de la Democracia Cristiana, Patricio Walker, señaló que su correo electrónico sufrió un hackeo, borrando cualquier registro de su correspondencia virtual. Sin embargo, los antecedentes de la Fiscalía apuntaron que la cuenta de correo del parlamentario no fue hackeada, sino que solamente fueron borrados los correos recibidos.

El congresista acababa de ser sobreseído en la causa por la Corte de Apelaciones de Coyhaique, por lo que estos antecedentes ya no forman parte de la investigación. Sin embargo, según información aportada por La Segunda, un documento emitido por el área informática del Senado afirmó que, en lugar de un hackeo, se trató de un acceso autorizado.

“Se puede comprobar que es un caso de phishing, donde se le ha proporcionado el acceso de cuenta a un tercero”, indicó el informe, hoy en manos del Ministerio Público.

La información apunta a que el propio Walker escribió a Google en julio del año pasado para recuperar los correos. Luego de recibir una respuesta positiva, el parlamentario no escribió de vuelta para obtener el material borrado y la empresa le comunicó en diciembre que ” esos correos se han eliminado definitivamente y ya no podemos recuperarlos”.