Los resultados de la última Encuesta Cadem, aplicada a chilenos y chilenas mayores de 18 años en 73 comunas urbanas del país, mostró una cara de la ciudadanía que pocas veces es mostrada en medio del intenso debate político. Más allá de las futuras cartas presidenciales y del apoyo a Bachelet en el último año de su mandato, el estudio abordó las visiones de la ciudadanía respecto a la denominada “agenda valórica”.

Del total de los encuestados, un 57% se mostró a favor del aborto bajo ciertas circunstancias, mientras que un 22% se declaró a favor del aborto libre. Sobre este tema, un amplio 76% señaló que aprueba el aborto si la salud de la madre está en riesgo por el embarazo, mientras que un 72% se mostró a favor en caso de inviabilidad del feto. Además, un 71% respaldó la causal de violación, en contraste a las complejas discusiones que han sostenido los parlamentarios sobre este tema.

Al ser consultados en específico sobre la propuesta de despenalización del aborto en tres causales impulsada por Bachelet, un 71% se declaró en acuerdo, versus un 24% de rechazo.

En otros temas, respecto a los derechos de parejas homoparentales, un 64% de los encuestados se mostró a favor de su derecho a casarse. A la hora de analizar la idea de que las parejas homosexuales tengan derecho a adoptar, las opiniones se dividen más notoriamente, con un 45% a favor y un 50% en contra.

La encuesta arrojó indicios de la postura de los chilenos y chilenas sobre otros temas que aún no están en la agenda política. Por ejemplo, un 72% se declaró a favor del uso de la píldora del día después como método anticonceptivo, mientras que un 68% apoyó la idea de que se autorice por ley a los médicos para que puedan ayudar a un/a paciente a terminar con su vida si así lo desea, en caso de enfermedad terminal.