Luego de la entrega de las bases ciudadanas correspondientes al proceso constituyente, se enviará una reforma al capítulo XV de la Constitución, con el objetivo de habilitar al Congreso para la modificación de la carta magna. Así, la presentación del proyecto de nueva Carta Magna se contempla para el segundo semestre de este año.

En octubre pasado, el ministro Marcelo Díaz elaboró una propuesta de Constitución que fue entregada a la presidenta Bachelet y los ministros Mario Fernández y Nicolás Eyzaguirre, integrantes del comité político. Durante las últimas semanas, este borrador ha sido analizado en medio de la preparación del texto final.

Según informó La Tercera, el texto propone cambios al capítulo XV y la agregación de un nuevo artículo a la Constitución.

“El Presidente de la República, con el acuerdo de dos tercios de los diputados y senadores en ejercicio, podrá habilitar a los parlamentarios elegidos en la siguiente elección de la Cámara de Diputados, y de la fracción del Senado que corresponda, a iniciar un proceso de adopción de una nueva Constitución”, indica el documento.

Además, el texto estipula que dicho inciso inducirá al Congreso a elegir entre las siguientes alternativas: una comisión bicameral, una convención constituyente mixta de parlamentarios y ciudadanos, y una asamblea constituyente. El quórum necesario para ello es de 3/5. También podrá optarse por un plebiscito para que la ciudadanía decida el mecanismo.

Por otro lado, el documento establece que “cualquiera sea la modalidad que se adopte, el proceso constituyente se desarrollará en no menos de un año ni más de dos años calendario contados a partir de que se defina el proceso de elaboración de la nueva Carta Fundamental”.

En el caso de que Congreso no logre acuerdo en los mecanismos propuestos, se hará un plebiscito para que la ciudadanía pueda elegir entre comisión bicameral, convención constituyente mixta y una asamblea constituyente. El borrador incluye una alternativa que no fue planteada públicamente por el Gobierno: hacer una modificación directa al artículo 15, que es parte del II capítulo de la Constitución. A través de este cambio, se podría elaborar un nuevo proyecto de ley que convoque a un plesbicito, vía legal, en el que las personas podrán decidir si quieren o no una nueva Carta Magna. Esta opción contempla un quórum más bajo, de 3/5 de los diputados y senadores y no 2/3, lo que facilitaría su tramitación.