Una nueva polémica presenta el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo. Se trata de demandas internacionales que enfrentará ante el Mecanismo Independiente de Consulta e Investigación (MICI) y el Compliance Advisor Ombudsman (CAO). La razón sería la falta a sus propias políticas ambientales.

Juan Pablo Orrego, activista y presidente de Ecosistemas, señaló que “en 2015 advertimos a estas instituciones el riesgo de financiar un pésimo proyecto como Alto Maipo, que no consideró en su evaluación el principio precautorio internacional y el principio preventivo de la legislación ambiental chilena, que debieran haber detenido la evaluación, autorización e inicio de este proyecto, que pone en riesgo en forma manifiesta el abastecimiento de agua potable y de riego en la Región Metropolitana circundante”, dijo. Orrego, viajará junto a Marcela Mella, vocera de la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, a presentar las demandas en Washington.

A través de las acciones los reclamantes solicitan directamente a los bancos acatar sus directrices operacionales de cada entidad y así retirar los créditos otorgados para la realización de Alto Maipo, y no financiar los sobrecostos que actualmente ha declarado la empresa.

Para Carla García, integrante del Center for International Environmental Law, las políticas ambientales y sociales del BID y la IFC “fueron creadas para evitar daños en el ambiente y violaciones a derechos durante la implementación de proyectos”, es por ello que Cuando se dejan de respetar estas políticas “las comunidades sufren las consecuencias”. Los reclamos se suman a la nefasta situación que arrastra Alto Maipo desde el año 2016, debido al nuevo sobrecosto declarado del proyecto de un 22%. Cabe recordar que Alto Maipo solo logró el financiamiento para la central en el año 2012, con la entrada del Grupo Luksic (que abandonó el proyecto mediante millonarias perdidas) al consorcio liderado por la trasnacional Aes Gener, logrando atraer a nueve bancos, cinco internacionales (BID, IFC, OPIC, KfW y DNB) y cuatro nacionales (BCI, CorpBanca, Estado e Itaú-Chile).

Durante la semana pasada, AES Gener sufrió la salida del Grupo Luksic del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo, debido a un incremento de los costos de construcción de la iniciativa y cambios en las tarifas de energía. Hoy un equipo de organizaciones chilenas y norteamericanas, entre ellas la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, Ecosistemas, Center for International Environmental Law (CIEL), Natural Resources Defense Council (NDC), International Rivers (IR), Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y Patagonia Inc, presentaron dos demandas internacionales ante los organismos internacionales mencionados, por faltar a sus propias políticas ambientales, sociales, de acceso a la información, entre otros.