Pocas horas necesitó el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para dejar claro que será coherente con su discurso de campaña en contra de las minorías. Lo primero que hizo su equipo al instalarse a la Presidencia fue cambiar la página web oficial de la Casa Blanca WhiteHouse.gov.

Entre las modificaciones más importantes destaca la desaparición de varias secciones como la dedicada al cambio climático, a los derechos de la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT), así como también la ley de salud instaurada por Obama en 2010 (conocida como Obamacare).

Junto con eso, la nueva administración retiró la traducción del sitio web al español, el segundo idioma del país hablado por más de 55 millones de personas.

En su lugar, puede leerse una biografía del nuevo presidente y un anuncio que dice: “¡Registrate para obtener actualizaciones sobre el Presidente Donald J. Trump! ¡Únete a nuestro movimiento y juntos hagamos América grande nuevamente!”, acompañado de una foto del mandatario y su vicepresidente Mike Pence.

Primeras señales al exterior

En las primeras horas de la nueva administración, Trump también dejó claro cuáles serán sus primeras acciones en materia de política exterior.

Sus primeros contactos en esta línea fueron con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con quien conversó este domingo sobre la guerra en Siria, el conflicto entre Israel y Palestina y el acuerdo nuclear con Irán. Según los interlocutores, la conversación se produjo en un ambiente de “amabilidad”, en palabras de Trump, y “afectuosidad”, dijo Netanyahu.

El israelí avanzó que recibió una invitación a la Casa Blanca para el próximo mes de febrero y, en un comunicado, destacó que ambos países están de acuerdo en colaborar “para fortalecer una visión comuna en la promoción de la paz y la seguridad en la región, sin grietas” entre ambos países.

Por otro lado, quienes visitarán esta misma semana la Casa Blanca serán la primera ministra, británica Theresa May, y el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

La premier, que se verá con Trump el próximo viernes, recalcó en un comunicado su deseo de estrechar los lazos entre Washington y Londres: “Por nuestras conversaciones hasta ahora (con Trump), sé que ambos estamos comprometidos en avanzar en la relación especial entre nuestros dos países y trabajar juntos en favor de la prosperidad y la seguridad de la gente a los dos lados del Atlántico”, expresó.

Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, mantuvo este sábado su primera conversación telefónica con  Trump ya como nuevo presidente. Ambos acordaron “encontrarse en un futuro cercano”, según informó la presidencia mexicana. La reunión se concretó para el próximo sábado.