Camilo Sánchez tiene 27 años y es sociólogo de la Universidad de Valparaíso. Este año asumió como el primer presidente de las Juventudes Comunistas de Chile, representatividad que en años anteriores se ejercía bajo el cargo de “secretario/a general”.

El nuevo líder de los más jóvenes del PC, sostuvo una conversación con La Segunda, en la que desmenuzó la postura de “la Jota” ante el escenario político que actualmente se construye en miras de las elecciones presidenciales de 2018.

“Este gobierno ha hecho en tres años más avances democráticas que los gobiernos de la Concertación en veinte”, dice Sánchez, quien considera a Bachelet como una mandataria “profundamente democrática y comprometida” con esas transformaciones, asegurando además que los comunistas han jugado un rol clave para empujarlas.

Consultado sobre el bajo apoyo a las reformas a las que hace alusión, el joven sociólogo asegura que todos deben hacerse responsables por ello, pero lo atribuye principalmente a los actos de corrupción, pese a que asegura que “ningún comunista ha sido procesado ni cuestionado públicamente por ello”.

Con miras a las próximas elecciones, asegura que hay que mantener unida a la Nueva Mayoría “con un programa único y un candidato elegido en primarias”. En ese sentido, cuenta que el partido se encuentra en una etapa de conocer “lo que plantea cada uno de los candidatos, su liderazgo y su visión programática”, asegurando que lo primero es el programa de transformación. Sobre las distintas cercanías con los posibles candidatos, Camilo afirma que con Ricardo Lagos existe una distancia histórica y que “el gobierno de Lagos fue un momento de retroceso por la entrega a grandes empresarios de espacios de soberanía, pero las personas cambian, y no sabemos si él ha cambiado su disposición”, y con respecto a Alejandro Guillier, destaca su carrera periodística y senatorial: “se la ha jugado por ideas justas” afirma Sánchez, añadiendo que todo dependerá de la disposición que cada aspirante tenga en las reformas.

Para los jóvenes diputados del Frente Amplio, Giorgio Jackson (RD) y Gabriel Boric (Movimiento Autónomo), el presidente de las Juventudes Comunista considera que “han logrado cierta popularidad y espacios de representación”, pero que no precisamente eso garantiza transformaciones. Asegura que en su partido se valora la identidad que tanto Jackson como Boric buscan construir, pero siente que se “equivocan cuando dicen que no hay avances en ciertos proyectos, sólo porque provienen de nuestro conglomerado”, pidiéndoles además, “mayor disposición a la unidad” y “que pongan su fuerza y capital político a favor de la transformación completa”.