La madre de Rodrigo Astudillo, joven con síndrome de Down, llegó el pasado lunes hasta el Juzgado de Letras de Quilpué para interponer una demanda por Ley Zamudio, que sancione al edificio Casas de Valencia por discriminación arbitraria contra su hijo.

La razón que motiva su acción judicial es el rechazo, de parte del condominio en el que habita en la comuna de Quilpué, al derecho del joven de 32 años de bañarse en la piscina del lugar donde reside. La madre, Patricia Riveros, recibió el apoyo del gobernador de la Provincia de Marga Marga, Christian Cárdenas, al momento de interponer la demanda.

Riveros relató que el hecho ocurrió el martes, provocando tristeza y desazón en su hijo, que luego subió a encerrarse a su pieza. La encargada le habría argumentado que el joven debía abandonar el lugar porque “había otros niños en el agua”, según relató La Estrella de Valparaíso. Apenas dos días después, la administración ubicó un cartel que especificó que la piscina sólo puede ser utilizada por menores de 15 años. La madre de Rodrigo, por su parte, lamentó que el hecho ocurra en medio de las altas temperaturas que se han registrado en diversas zonas del país.

“Le dije que me extrañaba la situación, porque con Rodrigo hemos vivido muchos años aquí y nunca habíamos tenido un problema. Después insistió en que sacara a mi hijo del agua y me dijo que no lo llevara más a la piscina“, señaló.

Por su parte, el abogado defensor de la familia explicó que la acción judicial es contra la comunidad y que la prohibición no tendría razón alguna. Mientras, desde la administración señalaron que “nunca se ha negado que ingrese, pese a que él no reúne los requisitos de tener hasta 15 años. El joven no los reúne porque tiene más edad, pero su condición mental sabemos que es inferior, pese a eso se le dejó ingresar, pero a las otras personas que estaban en la piscina nosotros como administración no las podemos controlar”.