El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este martes dos órdenes ejecutivas para retomar la construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, dos proyectos que fueron bloqueados por la administración Obama por sus riesgos medioambientales.

El mandatario cumple así con su promesa electoral de dar mayor libertad a la industria petrolera y ampliar su infraestructura: “A partir de ahora vamos a empezar a hacer oleoductos en Estados Unidos”, que supondrá la creación de “28.000 estupendos empleos en la construcción”, señaló Trump.

Por su parte, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, anunció que la finalidad de Trump es “equilibrar” la protección ambiental y la economía.

El proyecto del oleoducto Keystone XL fue rechazado por la administración Obama en noviembre de 2015 al considerar que “no supondría una contribución significativa a largo plazo para nuestra economía” y hubiera “socavado el liderazgo” a de EEUU en la lucha contra el cambio climático, ya que la extracción de petróleo por métodos no convencionales generaría enormes cantidades de gases.

Además, a finales del año pasado, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU declinó permitir la construcción del oleoducto Dakota Access bajo el lago Oahe, en Dakota del Norte. El proyecto se paralizó gracias a la oposición de activistas y miembros de la tribu Standing Rock Sioux, quienes rechazan la construcción, debido a que consideran que no se tomó en cuenta el impacto que esta tendrá en el agua  y en lugares de importancia cultural o histórica.

Encuentro con las automovilísticas

Trump se reunió este martes con los responsables de los tres gigantes automovilísticos de Detroit (Michigan): General Motors, Ford y Fiat Chrysler. “Quiero que se construyan nuevas plantas aquí para [fabricar] coches que se vendan aquí”, expresó en un tuit previo al encuentro.

Después de la reunión, el mandatario explicó que el plan de su administración busca “trabajos a largo plazo” y expresó su deseo de reducir “regulaciones innecesarias”. “Necesitamos normas de verdad, pero que tengan sentido”, agregó en referencia a las actuales regulaciones medioambientales. Junto con eso, subrayó que durante su mandato responderá con prontitud a las peticiones de permisos medioambientales de las empresas para que produzcan en el país.