Durante esta mañana, en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, se llevará a cabo la formalización de los funcionarios del Sename que están acusados por tener responsabilidad en la muerte de Lissette Villa, la niña de 11 años que falleció en el Centro Galvarino en abril de 2016.

La medida del fiscal Emilfork se adoptó tras ocho meses de acaecida la muerte de la menor. Según figura en el último informe del Servicio Médico Legal (SML), su deceso fue causado por “asfixia por sofocación producto de compresión mecánica externa”, ejercida por las cuidadoras Conne Fritz Castillo y Thiare Oyarce García, quienes la ahogaron tratando de contener lo que, supuestamente, era un arrebato de ira.

También se sumó en la formalización a la exdirectora nacional del Sename, Marcela Labraña, en calidad de imputada, por encubrimiento, la auxiliar de párvulos Jéssica Figueroa, y Leonardo Lefián, coordinador de turnos del recinto. Sebastián Lafaurie, abogado de Juana Poblete, quien es mamá de Lissette, explicó a Radio Bío Bío que la querella que presentaron es homicidio calificado, distinta a la que presenta la fiscalía que es por el delito de tormentos y torturas.

“Nosotros nos querellamos por homicidio calificado contra cuatro personas del Sename, a través de los antecedentes y la investigación que ha realizado el Ministerio Público, donde para nosotros, para la mamá de Lissette, queda en evidencia que a Lissette la mataron, que hubo intención (…) y por eso buscamos responsabilizar”, dijo Lafaurie.