Es una tragedia para cada una de las especies vivas en Chile. Los incendios forestales que han destruido ya más de 238 mil hectáreas en todo el país, con 64 siniestros aún en combate, permiten apenas dimensionar el daño que ha sufrido la biodiversidad nativa, en medio del sufrimiento humano que ha marcado la atención y cobertura noticiosa.

Pero además de hogares y ciudades, cientos de especies de la flora y fauna chilena han sido arrasadas sin piedad por el fuego. Desde los cerros, en medio de los bosques que alguna vez fueron nativos y luego se convirtieron en grandes plantaciones de pinos y eucaliptus por obra de las forestales, animales de distintos tipos han escapado para salvar su vida, sin entender el dramático contexto. Guiñas, zorros, chingues, numerosos invertebrados, así como reptiles y anfibios, han aparecido en lugares inéditos en medio de los incendios, en un acto de mera supervivencia.

La situación es horrible. Es la peor catástrofe que hemos tenido en varios años. Yo creo que esto supera cualquier tragedia que hemos tenido antes, esto es mucho peor que cuando fue el terremoto o los aluviones. Es una cosa que no para, va avanzando, se van sumando más lugares y más afectados”, cuenta con angustia Francisco Henríquez, director de la organización Orca Chile, desplegada en la zona.

Por estos días, cuenta, las especies más afectadas son los reptiles. Lagartijas, iguanas y culebras chilenas “están definitivamente muertos”, apunta, porque no alcanzaron a huir. “Acá en Vichuquén, al lado de las llamas, vas viendo cómo van arrancando arañas, lagartijas, pájaros, zorros… ves una manada de animales corriendo por todos lados, en medio de la desesperación”, detalla.

La información es corroborada por el Colegio Médico Veterinario. “Hemos atendido zorrillos, chingues, gatos montés, gatos güiñas, además de una gran cantidad de conejos, que también hemos visto muertos y huyendo en grandes cantidades. Otros invertebrados como arañas y reptiles deben haber muerto por las llamas”, acota el médico Claudio Poblete.

Aún no hay un catrasto de las especies afectadas, pero se estima que varias de ellas son de carácter endémico, por lo que su avistamiento en cualquier zona debe ser notificada al Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

A_UNO_754326_5fd2e

“Ellos también sienten dolor y miedo”

Aunque es claro que no son la prioridad de atención ante una tragedia de estas proporciones, existen cuestionamientos hacia la autoridad por no preparar un plan de evacuación que contemple también a los animales en las zonas más afectadas. En anteriores tragedias, como el terremoto del 27 de febrero o incluso luego de la erupción del volcán en Chaitén, en 2008, la situación de los animales se ha convertido en una gran preocupación para las familias y la respuesta de las autoridades no ha sido siempre expedita.

“Nosotros hemos ayudado a la gente que tiene a sus animales de granja afectados. Hemos intentado avanzar en el camino a otros animales, pero lo que más hemos visto en animales muertos son de granja”, acota el activista de Orca Chile, reconociendo que los voluntarios hoy no dan abasto y que muchas especies han tenido que salvarse por sus propios medios.

Aunque le han insistido a la Onemi, exigiendo mayor coordinación y preocupación por los animales en estos contextos, “nos dicen que va a cambiar pero una vez pasada la emergencia todo el mundo lo olvida. Y al final tú sabes que te están mintiendo en la cara cuando te dicen ‘sí, lo vamos a ver'”.

Del mismo modo, los voluntarios incluso han recibido las críticas de gente que cuestiona la ayuda que están prestando a los animales, como si existiera un consenso definitivo, que define una menor importancia de estas especies y su sufrimiento.

“Nosotros les decimos que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, tanto para animales, como para personas. Es súper fácil decir que nos preocupan sólo caballos y ovejas, para la gente de Santiago puede sonar raro. Para una persona que lo pierde todo, tener a su perro vivo, es una contención emocional importante. Cuando no queda nada, ni una foto, tener a tu perro vivo es lo que te recuerda la vida que tenías, es tu única compañía”, sostiene Francisco Henríquez.

Para otras personas, que viven en el campo y crían animales para mantener a sus familias, la pérdida de estos implica un serio problema. Más allá de eso, Henríquez recuerda que “un animal siente dolor, siente miedo y comparte muchas emociones con nosotros. Yo veo a los cabros trabajando 30 horas seguidas y saliendo a terreno. Están al borde de las lágrimas todo el día porque empatizan con su dolor… cuando ves a un caballo quemado que no sabes cómo moverlo, porque está todo herido, es un sufrimiento enorme. Es imposible no sentir dolor. Nos da lata seguir explicándolo. Le guste a quien le guste, lo vamos a seguir haciendo igual”.

Organizaciones recopilan ayuda y llaman a liberar animales en la zona

El médico veterinario Claudio Poblete apunta que es importante que las familias, al momento de evacuar, puedan llevar a sus animales con ellos si existe la opción. “A la mascota se le considera parte de la familia. Dejarlos amarrados implica un gran riesgo. Lo que no sabemos es qué pasa con los animales que no tienen dueños, que están desamparados”, señaló.

El director ejecutivo de Orca Chile, en tanto, señala que a las familias no se les ofrece la oportunidad de transportar a sus mascotas en los transportes de evacuación. Por ello, como última alternativa, está la idea de liberarlos, quitándoles sus cadenas y abriendo sus jaulas, para permitir que puedan escapar y salvar sus vidas. “Luego podremos ayudar a identificar y encontrar a los que se salvaron”, agrega.

En medio del profundo pesar, ambas organizaciones invitan a colaborar con herramientas e insumos necesarios para combatir la emergencia y también aceptan voluntarios.. Si quieres saber cómo colaborar con el Colegio Médico, infórmate acá. Por su parte, Orca Chile detalla sobre sus requerimientos y coordinación de ayuda a través de sus redes sociales, mientras que se encuentran planificando para hoy la instalación de un camión en el Parque O’Higgins, que llevará apoyo a la Región del Maule. Del mismo modo, centros de atención veterinaria de la zona han anunciado tratamiento gratuito para los animales afectados.

Por ahora, no hay mucho tiempo para el pesar, aunque la desazón es evidente: “Esta es una tragedia ambiental, después del daño que ha causado la transformación del bosque nativo en bosques de una solo especie. Esto demorará años en recuperarse. Hay varias especies en peligro de extinción“, cerró el veterinario Claudio Poblete.