El presidente de Estados Unidos, Donald Trump no para. Ahora, defendió la utilidad de la tortura en contra del terrorismo. Sí, tal cual como leyó. Al ser preguntado por el uso del ahogamiento y otros métodos de interrogatorio de prisioneros, en su primera entrevista como presidente en la cadena ABC News, aseguró que “funcionan totalmente”.

Trump indicó que está dispuesto a “combatir fuego con fuego” ante las decapitaciones de estadounidenses y otras atrocidades perpetradas por los militantes del grupo yihadista Estado Islámico (Daesh). “Cuando están cortándoles las cabezas a nuestra gente y a otras personas… cuando el EI está haciendo cosas que nadie había oído desde los tiempos medievales. En lo que a mí concierne, tenemos que combatir el fuego con fuego”, dijo.

El mandatario no descartó recuperar las técnicas que se descartaron con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca en 2009. Sin embargo, afirmó que dejará que el nuevo jefe del Pentágono, James Mattis, y de la CIA, Mike Pompeo, sean quienes decidan si las reintroducen: “Si ellos no quieren hacer eso, está bien. Si ellos lo quieren hacer, entonces voy a continuar hasta el final. Quiero hacer todo lo que uno está autorizado a hacer legalmente”, aseguró Trump.

El ahogamiento, la privación del sueño, los golpes, gritos y humillaciones fueron algunas de las técnicas de tortura empleadas en los interrogatorios forzosos que el gobierno de George W. Bush instauró después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.