En Santa Olga, camino a Constitución, miles de vecinos perdieron sus hogares producto del devastador incendio forestal que afecta a la zona.

Los vecinos han intentado apagar el fuego con todo lo que tienen a mano. Concientes de que el aserradero del lugar, de propiedad de Celulosa Arauco del grupo Angelini era un posible foco combustible, intentaron ingresar para evitar que el fuego avance.

Según han publicado varios en redes sociales, la forestal abandonó la zona, por lo que los propios carros de bomberos que tiene el aserradero no estaban disponible para combatir el fuego.