El día sábado 7 de enero pasado en un acto en el Parque O´Higgins de Santiago se oficializó la proclamación de Alejandro Guillier como candidato a Presidente de la República. En esa instancia el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, señaló que Guillier era el Pedro Aguirre Cerda del siglo XXI. No obstante, más allá de las distancias temporales que separan a ambas figuras ¿es posible comparar a PAC con Guillier? Me gustaría ensayar una comparación en tres ámbitos: la militancia política; la coalición que los apoya/apoyó y el contenido programático de sus candidaturas.

Pedro Aguirre Cerda inició su militancia en el Partido Radical en 1905, dando inició a una exitosa carrera política donde destacan sus labores como diputado, ministro y senador. Alejandro Guillier por otra parte, a pesar de las palabras de Velasco quien lo proclama como candidato de su tienda política, no es militante radical, sino un independiente que ha sido respaldado por el PR, al cual de hecho se le destaca su inexperiencia política más allá de su cargo como senador. No obstante, ambos coinciden en su pertenencia a la masonería.

Con respecto a las coaliciones que los apoyaron/apoyan, debemos señalar que Pedro Aguirre Cerda fue el abanderado del Frente Popular, coalición de centro izquierda compuesta por el Partido Comunista -quien fue el gestor de la coalición como una táctica emanada del VII Congreso de la Internacional Comunista en 1935–, el Partido Radical, el Partido Socialista y el Partido Democrático. Es interesante señalar que PAC era contrario a la coalición, pero a pesar de sus aprensiones, el Frente Popular se articula en 1936 y es de manera posterior, en la Convención Presidencial de Izquierdas de abril de 1938, donde se proclama la candidatura del radical, derrotando a las propuestas de Grove (PS) y Lafferte (PC).

En el caso de Guillier es el Partido Radical quien lo proclama como candidato con apoyo de otros personeros de otros partidos, pero ninguno en su conjunto. Por lo tanto, a diferencia de Aguirre Cerda, Guillier aún no tiene una coalición que lo apoye, porque no es el candidato de la Nueva Mayoría y no se ha conformado un nuevo colectivo diferente de esa coalición.

Por último, la candidatura de Aguirre Cerda en 1938 representaba las ideas contenidas en el Programa del Frente Popular, que incorporaban un conjunto de propuestas reformistas que unían a las disimiles posturas políticas de sus miembros. Mientras que Alejandro Guillier aún no tiene ninguna propuesta programática ni propia, ni de coalición, sino que responde a un tipo de personalismo en un contexto social donde los políticos de carrera están en desprestigio (nótese como ejemplos las precandidaturas de Lagos o Insulza).

De esta manera podemos concluir que la frase del Presidente del PR, implica más una ambición de que el radicalismo vuelva a tener un Presidente cercano a sus filas, aunque no sea militante, más que una comparación real con la figura de PAC. De hecho Aguirre Cerda fue el primer Presidente de centro izquierda de la historia de Chile comenzando el ciclo de gobiernos radicales que iniciaron una serie de reformas claves en el desarrollo del país. Frente a todo el panorama actual ¿sería capaz Guillier de llegar a ser el Aguirre Cerda del siglo XXI e iniciar un ciclo de reformas de esa envergadura? Lo veo muy difícil.


Profesor Escuela de Ciencia Política y RR.II Universidad Academia de Humanismo Cristiano