Las personas que adopten perros callejeros obtendrán una rebaja en sus impuestos. Así lo decidió la municipalidad de la ciudad argentina de Alta Gracia, provincia de Córdoba.

Tras una acuerdo entre el gobierno local y varias organizaciones animalistas, se acordó descontar un 50 por ciento del impuesto inmobiliario, que implica ahorros de entre 200 y 300 pesos argentinos (8.000 y 12.500 pesos chilenos) por mes.

Según La Naciónla medida es impulsada por el concejal Mario Torres, quien en un comienzo había propuesto multar a quienes alimentaran a los perros callejeros pero que ahora cambió su iniciativa y aseguró que con la rebaja impositiva podría cumplirse su objetivo de que no queden perros en las calles.

Torres quería imponer las multas por las “peleas entre los animales por la comida, que ocasionan riesgos a los peatones o vehículos”.

El beneficio incluye también controles de salud del animal, un predio cerrado para que no se escapen y alimento canino por un mes.