La Duodécima Corte de Apelaciones de Santiago rechazó el recurso de protección presentado por Fernando Ramírez Morales, ex docente de la Universidad de Chile, desvinculado de la institución tras un sumario que acreditó su responsabilidad administrativa como autor de conductas compatibles con acoso sexual y sicológico, en su rol de académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades, en contra de cuatro estudiantes de ese plantel.

La resolución de la Corte, explica que tal sanción disciplinaria no puede estimarse como ilegal, por cuanto aquella está expresamente establecida en el artículo 125 del Estatuto Administrativo (de la Universidad de Chile), la que procederá cuando los hechos constitutivos de la infracción vulneren gravemente el principio de probidad administrativa.

Asimismo, establece que la medida impuesta contra Ramírez Morales tampoco puede estimarse como arbitraria, ya que “se dictó como consecuencia de un sumario legalmente tramitado en el cual el investigado formuló sus descargos, defensas y rindió prueba”, añadiendo que se observaron así “todas las normas de un debido proceso”.

La Corte añade además que “no procede impugnar el trámite de toma de razón de un decreto o resolución de la Contraloría General de la República, a través de un recurso de protección, por ser ésta un órgano autónomo y que le corresponde en forma exclusiva y excluyente la función de controlar la legalidad de los actos de la administración”.

La representación de las alumnas de la Universidad de Chile en la causa fue asumida por el Decano de la Facultad de Derecho, Davor Harasic, junto al director del Departamento de Ciencias Penales de la Facultad, Gonzalo Medina, quienes además patrocinan a las estudiantes que denunciaron el acoso por parte del ex docente.