A través de la Resolución Ex. N° 323-2017, la Subsecretaria de Pesca autorizó, hasta el 31 de diciembre de 2019, la actividad pesquera extractiva de embarcaciones industriales para las especies Anchoveta y Sardina Española en las zonas de mar comprendidas en el área de reserva para la pesca artesanal de la las regiones de Tarapacá y Arica y Parinacota.

De acuerdo a la Resolución, si bien la Ley General de Pesca y Acuicultura en su Artículo 47° reserva a la pesca artesanal el ejercicio de actividades pesqueras extractivas en una franja del mar territorial de cinco millas marinas, el mismo Artículo en su inciso 3° faculta a la Subsecretaría, previo técnico del Consejo Zonal de Pesca, a autorizar operaciones extractivas para empresas industriales.

La resolución de Subpesca se da en medio de profundos cuestionamientos y demandas de distintos sectores para derogar la polémica Ley de Pesca, donde funcionarios públicos, parlamentarios y empresas industriales se han visto involucrados en una serie de irregularidades.

Los últimos escándalos ocurrieron luego de conocerse una serie de correos electrónicos revelados entre la actual presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe y el entonces timonel de Asipes, Luis Felipe Moncada, – donde se expone como  desde la poderosa Asociación de Industriales Pesqueros del Bío Bío virtualmente pautearon las acciones de la parlamentaria para congelar la tramitación de un proyecto que beneficiaba al sector artesanal.

Se sumó a esta situación, los correos revelados entre el recientemente renunciado subsecretario de Pesca Raúl Súnico (PS) y el mismo Moncada, quien habría prestado una serie de “favores” hacia las grandes empresas del rubro.