Fue la fiscal de la Unidad de Violencia de Género y Abuso Sexual, Mónica Carmona, quien descartara la denuncia de violación dentro del bus de hinchas de Colo Colo mientras pasaban por la ciudad de Paraná, Argentina, en su camino a Río de Janeiro para el partido entre los albos y el Botafogo por la Copa Libertadores.

Según dijo la funcionaria a Diario Uno, los médicos forenses “no encontraron ningún signo de abuso ni golpes en el cuerpo de la joven“.

Darío Miraglio, subjefe de la Comisaría de Cerrito, dijo que la joven denunció que había sido víctima de un abuso y que supuestamente la habían drogado, que le habían dado algún tipo de sustancia que le hizo perder el conocimiento durante gran parte del viaje. Había intentado bajarse varias veces en el trayecto que va desde Santiago de Chile hasta Entre Ríos, por ejemplo en Córdoba, pero que no le habían permitido descender”.

Tras la denuncia, los 48 pasajeros e hinchas de Colo Colo quedaron retenidos. Ahora, el bus se dispone a seguir su camino rumbo a Rio de Janeiro para el partido ante Botafogo por la segunda fase de la Copa Libertadores.