La prohibición decretada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra refugiados de todo el mundo e inmigrantes de siete países de mayoría musulmana tuvo un impacto inmediato y desató el caos en varios aeropuertos tanto de ese país como de las naciones afectadas por el veto.

La falta de alerta hizo que varios residentes legales en los Estados Unidos fueran sorprendidos cuando estaban fuera del país, viéndose -por el momento- impedidos de volver a su lugar de residencia.

El caso con más repercusión fue el del cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado al Oscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa por “El viajante”. Aunque Farhadi no estaba viajando hacia EE.UU. en el momento del anuncio, el veto le impedirá asistir a la gala del próximo 26 de febrero en Los Angeles.

Otro ejemplo paradójico es el de Hamid Darwish y Haider Samir Alshawi, dos refugiados iraquíes que, a pesar de que trabajaron para el ejército estadounidense en su país como traductores, fueron detenidos este sábado en el aeropuerto de Nueva York. Gracias a la rápida actuación de varias ONG, fueron liberados.

La medida afecta también a aquellas personas con doble nacionalidad o residencia legal en otros países. Es el caso de Hamaseh Tayari, una veterinaria con pasaporte iraní y residencia legal en Escocia que no pudo salir del aeropuerto de Costa Rica, donde se encontraba de vacaciones, porque su vuelo tenía una escala en Nueva York y le rechazaron la visa de tránsito.

Una situación similar fue la que vivió el doctorando en Antropología en Nueva York, Ali Abdi, quien quedó atrapado en el aeropuerto de Dubai sin posibilidad de regresar a Estados Unidos.

También dos familias sirias fueron retornadas a la capital libanesa de Beirut luego de no haber podido viajar a Estados Unidos. Esto incluso aunque una de ellas disponía de los documentos que le permitían su entrada en territorio estadounidense.

“Sólo 109” detenidos

Este lunes Donald Trump le restó importancia al impacto de su medida e indicó que “sólo 109” personas de entre 325.000 pasajeros que realizaron su trámite en Migraciones, fueron efectivamente detenidas e interrogadas.

No hay nada agradable en buscar terroristas antes de que puedan entrar al país. Esto fue gran parte de mi campaña. ¡Estudien el mundo!”, instó el líder republicano a través de su cuenta de Twitter ante las múltiples manifestaciones de rechazo a la medida.