Hace algunas semanas estuve de visita en la ciudad de Santo Domingo, en República Dominicana, Un lugar de gente amable y de inconmensurable belleza natural y arquitectónica. El recuerdo de Marcelo Ríos es inmediato cuando se habla de Chile, a pesar de que en dicha ciudad el “Chino” cayó en la final de singles de los Juegos Panamericanos 2003, en un partido para el olvido, ante el brasileño nacionalizado Fernando Meligeni. Asimismo, conocí el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, una megaciudad deportiva que se levantó con ocasión de los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1974.

El impresionante recinto cuenta con un coliseo central, parques, centros acuáticos, un museo, múltiples pabellones y canchas donde se instalan todas las disciplinas y sus respectivas federaciones. En nuestro país el Centro de Entrenamiento Olímpico de calle Ramón Cruz se podría considerar un símil, pero definitivamente no alcanza las dimensiones de dicha infraestructura.

El atletismo, el boxeo y el taekwondo son las disciplinas que le han otorgado sus siete medallas olímpicas a la República Dominicana. Seis de ellas se han conseguido en las últimas cuatro ediciones de la cita de los anillos. Chile tiene trece medallas en total y sus últimas preseas olímpicas las entregó el tenis con los esfuerzos individuales de Nicolás Massú y Fernando González en Atenas 2004 y Beijing 2008. En Londres 2012 y Río 2016, nuestra delegación trajo únicamente diplomas olímpicos.

En el medallero histórico de los Juegos Panamericanos, los dominicanos se ubican en el décimo lugar, con un total de doscientas cuatro medallas. Chile es noveno con un total de doscientas ochenta y seis medallas. Sin ser una potencia deportiva, los isleños han ido creciendo gradualmente en esta materia y los resultados están a la vista. En Chile también se avanza, pero a un paso muy lento si comparamos que el Ministerio del Deporte se instituyó en dicha nación en 1974 y acá recién en 2013.

En el Estadio Quisqueya Juan Marichal, de Santo Domingo, presencié el partido de la liga dominicana de béisbol entre Los Gigantes del Cibao y Los Leones del Escogido. Los primeros se llevaron la victoria por 6 a 5, y a pesar de no ser un erudito de la disciplina, disfruté del juego y de cómo el pueblo dominicano vibra y disfruta con la fiesta del deporte. En el recinto deportivo se vende alcohol libremente y el comportamiento del público siempre se mantiene en la línea del respeto y la corrección. El hincha local pareciera tener muy asimilado eso de que una divisa distinta no significa un enemigo o alguien a quien agredir o matar.

Este fin de semana el enfrentamiento es por Copa Davis ante República Dominicana y la memoria nos remonta al primer confronte en 1991, en el Stade Francais de Santiago, donde Chile ganó 5-0 con categóricos triunfos en singles de Pedro Rebolledo y José Antonio Fernández, y en dobles con la dupla conformada por Felipe Rivera y Hans Gildemeister. En 2013, en Santo Domingo, el local se impuso por 4-1. José Hernández venció a Paul Capdeville y Víctor Estrella a Christian Garín. En el dobles, Estrella y Hernández dieron cuenta de Jorge Aguilar y Nicolás Jarry, para cerrar la serie. Nicolás Jarry se retiró ante Roberto Cid, y Christian Garin otorgó el punto de honor al vencer en dos sets a Peter Bertran.

En su vuelta al Grupo I Zona Americana en 2016, Chile enfrentó a República Dominicana en el Estadio Nacional. Los dominicanos aterrizaron sin su máxima figura, Víctor Estrella y así fue como Hans Podlipnik derrotó a José Olivares y Gonzalo Lama a José Hernández en la primera jornada. La serie en el dobles la cerraron Hans Podlipnik y Julio Peralta ante Manuel Castellanos y José Hernández en sets corridos. En la última jornada, Garín venció a Castellanos y Lama a Olivares, cerrando una serie con 13 sets a favor y ninguno en contra.

Para este nuevo confronte en el Parque del Este, los locales otra vez prescindirán de Víctor Estrella, en tanto que Chile se presentará con Christian Garín, actualmente 191º del mundo, seguido de Nicolás Jarry (303º), Hans Podlipnik (77º en dobles) y el joven Marcelo Tomás Barrios (456º), de gran campaña en juniors (5º del ranking mundial ITF y tercero en el Masters Junior de China). Chile ganó los dos encuentros que se jugaron en su casa y República Dominicana hizo lo propio en la isla caribeña en 2013. Las fuerzas están parejas, sin la máxima figura local que podría abrir la chance de que los nacionales puedan ganar por primera vez de visita. No obstante las predicciones, en los partidos de Copa Davis no hay favoritos y siempre hay que jugarlos hasta el último punto.


Cronista deportivo