Después de un día de mantención, hoy retomará sus labores la poderosa aeronave SuperTanker, cedida para combatir los incendios que afectan al país debido a su capacidad de descargar hasta 72 mil litros de agua.

Pero ahora no estará solo. Se sumarán en la tarea el avión Ilyush II-76, también conocido como “Luchín”, que ya operó ayer con exitosas descargas en Portezuelo y Cauquenes, y C-130 Tanker, el avión Hércules, proveniente de Brasil y cedido por la familia Saieh.

Además, durante la mañana llegó al país el avión más grande del mundo, Antonov -popularizado como “Toño” en redes sociales- encargado de transportar 4 helicópteros de última generación para el combate de incendios.

La Conaf será la encargada de coordinar minuto a minuto el actuar de todas estas naves, de acuerdo a las prioridades que estimen. El SuperTanker partiría a Dichato, mientras que se espera que los otros operen en los alrededores de Navidad.