Durante el pasado lunes, el senador y pre-candidato presidencial Manuel José Ossandón hizo una polémica propuesta a través de sus redes sociales al señalar que los 3 mil millones de pesos destinados a la construcción del nuevo Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en la VIII Región, sean destinados a la reconstrucción de las zonas afectadas por los incendios forestales.

“Se debe ser respetuoso con la historia de nuestro país y con el dolor pasado, pero hoy debemos actuar con eficacia, sensatez y premura para ir en ayuda de nuestro compatriotas afectados”, recalcó.

En entrevista con El Dínamo, el director del Museo de la Memoria, Francisco Estévez, señaló que los fondos en cuestión son “una asignación aprobada por el gobierno regional y corresponde a una necesidad ética, expresada ampliamente por la comunidad de Concepción para que este museo exista, que tiene que ver con memoria y los Derechos Humanos. Corresponde a una partida presupuestaria que es completamente distinta a la que debe destinarse a las emergencias producto de los incendios”.

Además, Estévez recalcó que “lo que yo veo acá es una intención de que simplemente no haya museo de la memoria o centros de la memoria en Concepción. Se busca esto, lamentablemente, con el argumento de que se debe gastar para palear las catástrofes que todos lamentamos. Se busca como pretexto para frenar esta iniciativa“.

De esta manera, el director del Museo de la Memoria enfatizó que la propuesta de Ossandón “va en la línea contraria a lo que se hace en todos los países del mundo, donde hubo declaraciones masivas de Derechos Humanos. Si hay catástrofes climáticas, estas no tienen su origen en los Derechos Humanos, tienen su origen en el cambio climático“.

Respecto a las críticas de la derecha a la línea editorial del museo, Estévez explicó que “el Museo es clarísimo en señalar, y eso tiene que ver con el tema previo a 1973, que en democracia las crisis deben resolverse democráticamente y bajo ningún punto de vista, si hay crisis políticas, económicas o sociales, en países democráticos se puede pensar en Golpe de Estado o en acudir a violaciones a los Derechos Humanos. Y no hay otra manera de entenderla porque es cuando el país pierde la democracia cuando se producen estas violaciones”.