Durante el pasado martes, cuatro helicópteros especializados en el combate de incendios forestales aterrizaron en Chile, a bordo del Antonov-124, uno de los aviones de carga más grandes del mundo.

Entre ellos, venía un aeronave especializada en el combate nocturno, una de las más esperadas. Sin embargo, el avión aún no podrá realizar dichas labores en las zonas afectadas porque no cuenta con tripulación experta -que aún no ha llegado al país-, ni con la autorización de la empresa para poder operar efectivamente de noche, según consignó Radio Bío Bío.

La información fue confirmada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) a través de un comunicado, en donde enfatizaron que sólo pueden operar en Chile los modelos autorizados por la Federal Aviation Administration, habilitados solo para apoyar las tareas de combate durante el día.

“Las operaciones aéreas que podrá realizar en Chile corresponden a aquellas autorizadas por la Federal Aviation Administration, de los Estados Unidos y que consiste en el combate de incendios forestales en condiciones diurnas“, señaló la DGAC.

Además, explicaron que la aeronave no cuenta con el equipamiento necesario para operar de noche, aunque podrá apoyar las labores de emergencia durante el día.

“Es importante señalar también que se ha tenido conocimiento al arribo de las aeronaves, que los pilotos habilitados para el vuelo nocturno no han llegado al país, así como tampoco el equipamiento necesario que es imprescindible para este tipo de trabajos”, informaron.