El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, eligió este martes al juez conservador Neil Gorsuch como su candidato para reemplazar en la Corte Suprema al juez Antonin Scalia, fallecido en febrero del año pasado.

Si el Senado aprueba su nominación, la Corte Suprema se inclinará nuevamente a favor de los conservadores, quienes han dominado la instancia judicial desde 1972.

Gorsuch, de 49 años, y es hasta ahora el juez más joven nominado a la Corte Suprema de los Estados Unidos. “El juez Gorsuch tiene destrezas legales sobresalientes, una mente brillante, tremendos discípulos y se ha ganado un respaldo bipartidista“, explicó Trump este martes.

“Dependiendo de su edad, un juez puede estar activo durante 50 años. Y sus decisiones pueden durar un siglo o más, y frecuentemente pueden ser permanentes”, agregó.

El mandatario recordó que su candidato fue confirmado por unanimidad (95-0) por el Senado cuando fue designado diez años atrás en el Décimo Circuito de Apelaciones, con su base en Denver, Colorado, donde llegó por nominación del expresidente George W. Bush en 2006.

Gorsuch es considerado un jurista originalista, es decir, que intenta interpretar la Constitución de forma textual. Este enfoque hace que muchas de sus decisiones sean conservadoras. Por ejemplo, se manifestó en contra de la Ley de Salud Accesible (Obamacare) al considerar que la anticoncepción va contra algunas creencias. También se ha manifestado abiertamente en contra de la legalización de la eutanasia.

En manos del Senado

Su confirmación como el noveno juez del Tribunal Supremo necesita el apoyo de una mayoría de 60 senadores. Los republicanos tienen 52 escaños y, por eso, requerirá la confianza de ocho demócratas. Su perfil conservador es un obstáculo, pero podría beneficiarlo el hecho de no ser un magistrado que provoca divisiones.

La mayoría ideológica del Supremo es relevante porque tiene gran poder: puede anular leyes y decretos si los considera anticonstitucionales, y sus decisiones no se pueden apelar. Algunas de sus sentencias, por ejemplo, llevaron al fin de la segregación racial en los años 50, o en 2015, la legalización del matrimonio igualitario.