El abogado de SQM, Enrique Olivares, declaró en calidad de imputado ante la fiscal Carmen Gloria Segura y un funcionario de la Brigada de Delitos Funcionarios (Bridef) de la PDI durante el pasado 8 de noviembre de 2016. La instancia se enmarca en el caso SQM, donde se investigan presuntos delitos tributarios y cohecho, vinculado al financiamiento ilegal de campañas políticas.

Según el testimonio de Morales, en 2012 gestionó por orden del ex gerente general de la empresa, Patricio Contesse, un listado con los aportes reservados, vía Servel, que fueron pedidos por los senadores Hernán Larraín (UDI), Guido Girardi (PPD) y el ex PS Fulvio Rossi a SQM. 

“Hubo problemas con los listados que me entregó Patricio Contesse y que él recibió de Guido Girardi, Hernán Larraín y Fulvio Rossi, y que Contesse me ordena hacer los aportes. Revisé estos listados e hice los cálculos para evitar tener problemas con los límites legales para aportes reservados, y con el límite de los autorizados por el directorio de SQM y Contesse”, declaró, según La Tercera.

Olivares le informó a Contesse que las listas tenían algunos problemas y que no se podría hacer todos los aportes. Por esto, le preguntó al ex gerente general si quería que conversara con los promotores de los listados.

Así, relató el abogado, “yo me comuniqué con Guido Girardi y con Fulvio Rossi, no recuerdo haber hablado con Hernán Larraín”. Además, precisó que “recuerdo que hablé con Guido Girardi acerca del listado que él envío a Patricio Contesse, diciéndole que su listado tenía problemas. Luego, Girardi no me envío a mi el listado corregido, lo vio directamente con Contesse y fue este último quien me hizo llegar los listados corregidos de Larraín y Girardi”.

Esta no es la primera vez que el nombre de estos parlamentarios aparece vinculado al caso SQM. Según un informe del estudio de abogados Shearman & Sterling, encargado por la empresa, Olivares le escribió en agosto de 2012 un email a la secretaria de Contesse, Katherine Bischof. En él, le señala que Contesse lo autorizó a contactar políticos que han recibido contribuciones, entonces Bischof le facilitó los números de Rossi, Larraín y Girardi.

Sin embargo, tras la publicación, Larraín dijo que nunca había sido contactado. “Lo he reiterado dos veces, no sé si una tercera vez será suficiente para que se entienda”, enfatizó. Mientras, Girardi negó conocerlo. “No conozco al señor Olivares. No conozco el informe ni al señor Olivares. No recuerdo ningún llamado del señor Olivares, yo no pedí apoyos de campañas”, declaró.

No obstante, la secretaria Katherine Bischof también apuntó a los senadores en su declaración como testigo. “Tengo a la vista el correo del 23 de agosto de 2012 de Enrique Olivares a mí, cuyo asunto sigue siendo aporte y que señala que a ‘F. Rossi le envié un mail pidiéndole que me llame (él o quien él indique). A Hernán Larraín le dejé mensaje en su celular. A G. Girardi, no contesta y no tiene buzón de voz. ¿Tiene otra forma de comunicarlo?’”, detalló.

Además, Bischof agregó que “luego, figura un correo del mismo día (…) de Olivares a Bischof en donde me indica que Rossi ya le había contestado el correo y que sólo faltaban las otras dos personas. Al día siguiente, recibo un nuevo correo de Olivares, en donde me comenta que ya se había comunicado con Girardi y que sólo faltaba Larraín. No queda claro cómo fue la comunicación entre él y Larraín, lo más probable es que fue por teléfono”.

Ni Larraín ni Rossi quisieron referirse al tema, mientras que Girardi insistió que “nunca me junté con él, nunca tuve una reunión con él” y negó alguna relación con SQM, precisando que fue uno de los cuatro senadores que no votó a favor del royalty a la minera.