El presidente estadounidense Donald Trump amenazó a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, con enviar tropas a su país para “parar a los ‘bad hombres’”, a menos que su ejército haga un mayor esfuerzo para detenerlos. Así lo reveló un extracto de una transcripción de la conversación telefónica  filtrada que ambos mandatarios mantuvieron el pasado viernes, según aseguró la agencia Associated Press y la periodista independiente mexicana Dolia Estévez.

Sin embargo, tanto la Casa Blanca como la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana negaron rotundamente los reportes de la agencia de noticias estadounidense y la reportera. “Es falso que el Presidente de EUA haya amenazado con enviar tropas a México”, replicó en la noche del miércoles a través de su cuenta en Twitter también el vocero del gobierno mexicano, Eduardo Sánchez.

Por su parte, según señala El País, una fuente oficial del gobierno estadounidense que el medio no identifica apuntó que “las informaciones acerca de que el presidente amenazó con invadir México son falsas. Incluso el Gobierno mexicano está negando esos reportes”.

La declaración no aclara a quién se refería Trump con “bad hombres”, si a los narcotraficantes, a los inmigrantes o a ambos, pero el término despectivo “bad hombres” fue usado para el entonces candidato republicano durante la campaña para referirse a inmigrantes. El tono y el contexto de la declaración tampoco son detallados, y además no contiene la respuesta del presidente mexicano.

Más allá de la polémica de si el mandatario estadounidense amenazó o no con el despliegue de las tropas, la filtración del supuesto diálogo entre ambos puede haber contaminado todavía más el tenso vínculo entre ambos países. El pasado viernes Peña Nieto suspendió su visita oficial a Estados Unidos luego de que Trump insistiera en que México tiene que pagar el muro fronterizo que el magnate se comprometió a levantar durante su campaña electoral.

Rechazo a acogida de refugiados australianos

Donald Trump mantuvo este fin de semana una tensa charla telefónica con el el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull por los 1.250 refugiados que el expresidente norteamericano Barack Obama se comprometió a recibir procedentes de los centros de Nuru y Manus.

De acuerdo con el The Washington Post, Trump le dijo a Turnbull que el acuerdo al que había llegado con Obama era “el peor acuerdo de la historia” y acusó al país  de querer exportar “al próximo atacante de Boston”, en referencia a los terroristas que atentaron en 2013 durante una maratón en esa ciudad.

El empresario neoyorquino le hizo saber a Turnbull que la conversación que estaban manteniendo era “de lejos la peor” de las cinco que había sostenido ese día con mandatarios internacionales, incluido el ruso Vladimir Putin. Trump interrumpió abruptamente la conversación y dio por terminada la llamada que se suponía debía durar una hora, aunque tan solo fue de 25 minutos.