“Yo creo que María estaba enamorada de José y que eran una pareja normal, y lo normal es tener sexo“. Esa simple frase dejó la grande en España.

En una entrevista televisiva, Sor Lucía Caram, monja española, habló abiertamente de temas como el amor y el sexo, lo que usualmente saca ronchas al interior de la Iglesia Católica. “Entiendo que cuesta de creer, que cuesta digerir y muchas veces cuando se intenta explicar acaba sacando una carcajada de la gente porque hace poco creíble el mensaje”, afirmó.

También señaló que su institución suele considerar el sexo como algo “sucio y oculto”, pero que para ella era “una bendición”. “Yo he renunciado a tener relaciones sexuales y a tener una pareja, pero sigo siendo una mujer. Sigo sintiendo lo que siento“, afirmó, para recordar que cuando era novicia “te explicaban que si tenías tentaciones, había que darse duchas de agua fría”.

Increíblemente, sus dichos generaron todo un revuelo en España. Según informa El Confidencial, un obispo salió al paso afirmando que “María siempre fue virgen“. Lo mismo la Conferencia Episcopal del país ibérico, que lamentó “la confusión” en la que cayó la monja.

La situación escaló tanto que se formuló una petición en Change.org para que el Arzobispado de Barcelona suspenda a Sor Lucía. “Monseñores, esto es un escándalo gravísimo. Es una afrenta a la fe católica que no se puede tolerar y las personas que formalmente constan que pertenecen a las instituciones de la Iglesia deben ser sancionadas públicamente por sus superiores para que no sean motivo de grave escándalo”, dice la petición.