Diversas clínicas estén restringiendo la compra de bonos electrónicos a los pacientes que cuentan con previsión en Masvida, conocida como “la isapre de los médicos”. La medida se da en medio del incumplimiento de compromisos financieros de la aseguradora, que pese a todo ha asegurado que no se encuentra en proceso de quiebra.

Según informó El Mercurio, la Clínica Santa María informó ayer vía correo electrónico y mensaje de texto, que en adelante el valor de las prestaciones que los afiliados a Más Vida se realicen allí, deben ser pagadas en su totalidad, para luego solicitar el reembolso en la isapre.

A esto se sumó la Clínica Alemana, que también está exigiendo que los afiliados a esa isapre paguen la prestación completa y luego reembolsen en la aseguradora. También la Clínica Dávila estaría evaluando la continuidad del acuerdo que mantiene con Más Vida.

Además, en 10 días Más Vida deberá entregarle un Plan de Ajuste y Contingencia (PAC) a la Superintendencia de Salud. Durante febrero debería concretar la entrada de un socio estratégico a su propiedad, lo que le permitiría descomprimir su situación financiera.