Durante la tarde del sábado 4 de febrero, personal de Policía de Investigaciones detuvo en Collipulli al documentalista Vicente Montecinos, autor de películas como “500 años en guerra” (2010) y documentales como Eluwun, el funeral de un guerrero (2013). En todos sus trabajos, Montecinos ha registrado denuncias y una aguda mirada sobre el difícil presente del pueblo mapuche, así como se ha dedicado a retratar su cosmovisión.

En paralelo a la detención ordenada por el fiscal Luis Arroyo, también se realizó un allanamiento a la casa de los padres del cineasta, ubicada en la comuna de Macul en Santiago. En el lugar, requisaron tres notebook con sus respectivos transformadores, un equipo Mac, discos duros de respaldo, celulares, pendrives, papeles y otros apuntes, según consignó Radio Demente y CineChile.

Algunos de los registros que fueron requisados por la policía forman parte del proyecto Ñuke, un largometraje de ficción en el cual Montecinos ha estado trabajando hace seis años.

Montecinos hizo uso de silencio en su interrogatorio tras la detención, ya que no contaba con abogado y se mantuvo aislado. Se espera que en las próximas horas, su abogado presente un recurso de amparo para solicitar la devolución de los materiales y registros confiscados.

En tanto, la Agrupación de Audiovisualistas por la Libertad de Expresión emitió un comunicado donde explican que el fiscal “había decretado el día anterior una orden de detención en su contra para dar una declaración ante la Fiscalía por una investigación llevada a cabo por un reciente caso judicial de una supuesta “escuela de guerrillas” y/o “milicias rurales”, en una maniobra mediática-judicial denominada “Operación Tauro” como ha consignado la prensa y que hasta ahora mantiene en prisión preventiva a dos jóvenes en la cárcel de Angol en calidad de imputados”.

En relación a los materiales que fueron tomados por funcionarios de la PDI, la agrupación sostuvo que “allí se encuentran todos sus trabajos documentales y audiovisuales, material de archivo, investigaciones, entrevistas, grabaciones en terreno y proyectos audiovisuales independientes que ha ido recopilando, escribiendo y desarrollando a través de años de viajes, caminatas y conversaciones con las comunidades mapuches que mantienen viva su cultura ancestral y en especial con las comunidades que se mantienen en defensa de su territorio”.

Por ello, enfatizaron que debe recuperar su material de trabajo y que este hecho constituye “un grave atentado a la libertad de expresión y una violación a los derechos a la libertad de prensa y de creación audiovisual”.

Sus pares recordaron que Montecinos grabó y denuncio el allanamiento de efectivos policiales a la Comunidad Rodrigo Melinao de Pailahueque, registrado el pasado 24 de enero. De hecho, el comunicador realizó fotografías que posteriormente fueron difundidas en diversos medios.

“Hacemos un llamado a los medios de comunicación alternativo, a los medios de prensa social, popular y mapuche, a defender el derecho legítimo a la libertad de expresión, al derecho universal a la libertad de prensa, al derecho a un proceso judicial justo, honesto y sin arbitrariedades, más aun en un contexto actual altamente complicado, donde hasta el momento las Fuerzas Armadas y la policía militarizada se encuentran operando permanentemente y donde día a día se violan los derechos fundamentales de las personas chilenas y mapuche”, cerraron.