Tras realizar una evaluación a 83 hogares de siete regiones del país, el Ministerio de Justicia calificó la situación de 16 centros del Servicio Nacional de Menores (Sename) como “altamente crítica”. El estudio se realizó entre junio y julio de 2016, considerando los recursos humanos y el área de salud de los centros analizados.

Además, se consideró también la aplicación de protocolos, es decir, si se acatan las circulares sobre posibles hechos de maltrato, lo que va en relación de la calidad de vida que se le ofrece a niños, niñas y adolescentes.

Dentro de la Región Metropolitana, los centros apuntados por la investigación fueron Alihuen, Nuestra Señora del Camino, Residencia Gabriela Mistral y Don Bosco Padre Hurtado. En tanto, en Valparaíso, los hogares San Antonio, Hogar Mi Familia y Vengan a mí se ubican entre los diagnosticados con situación crítica. 

Según consignó Cooperativa, el diputado Ramón Farías destacó la importancia del estudio en una posible intervención del Estado a los centros, apuntando que “si bien no se revisó el total de las residencias, es un paso importante contar con esta información, saber cuántas y cuáles son las residencias más críticas, ya que así se podrá intervenir de acuerdo a las especificaciones y requisitos de cada una”.

El parlamentario agregó que es importante fiscalizar el ingreso y salida de los medicamentos en niños con problemas de salud. “Aquí hay que recordar que se trabaja con menores de edad y, por lo tanto, es el Estado el que debe asegurar su protección y la entrega de herramientas para un correcto desarrollo”, cerró.