La dirigenta del gremio de periodistas chilenos se refirió a la reciente expulsión de Lorenzo Spairani, el periodista italiano que llegó a Chile en octubre de 2016, becado por la Unión Europea para realizar un intercambio de experiencias de trabajo con organizaciones sociales. El pasado viernes 3 de febrero, el reportero fue expulsado del país.

Esta expulsión resulta inexplicable y verdaderamente cavernaria. No se entiende que a un profesional de las comunicaciones se le expulse por dedicarse a realizar coberturas de organizaciones sindicales, no es propio de una democracia”, enfatizó Javiera Olivares, presidenta del Colegio de Periodistas de Chile.

Desde la organización recordaron que la orden de expulsión se argumenta en el Decreto Ley 1094, que prohíbe el ingreso al país a quienes “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio, doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno”.

En este caso, la orden de detención y expulsión que fue emitida por el intendente de Santiago Claudio Orrego, y autorizada posteriormente por el Ministerio del Interior, acusa a Spairani de haber “sido detectado en diversas actividades antisistémicas, alterando el orden social del país y constituyendo de esa manera un peligro para el Estado”.

El periodista italiano trabajaba junto a la Asociación Regional Metropolitana de Trabajadores y Trabajadoras del Sename (Armetrase), realizando diversas asesorías a la organización sindical.

“En medio de recientes debates acerca de las normas de migración y extranjería, es inexcusable que aún se mantengan normas de estas características que no contemplan instancias de reclamación ni resguardan el derecho a un debido proceso, dejando a un expulsado en la más absoluta indefensión. Emplazamos a las autoridades a que expliquen las causas de este inexplicable hecho y que puedan revisar la medida”, cuestionó la dirigenta.