El diario británico The Guardian y el estadounidense The New York Times publicaron recientemente artículos en los que comparan por las políticas migratorias impulsadas por el presidente argentino, Mauricio Macri, con las decretadas por su homólogo estadounidense, Donald Trump.

The Guardian publicó el pasado viernes un texto en el que iguala las políticas de ambos mandatarios y las declaraciones racistas y xenófobas de algunos de sus funcionarios: “En medio de un debate nacional sobre la inmigración, un magnate de bienes raíces, convertido en presidente, firma una orden ejecutiva para impedir que los inmigrantes extranjeros ingresen a su país y para deportar a los residentes extranjeros con antecedentes penales. Incluso se habla de construir un muro fronterizo, mientras que el lenguaje intemperante provoca una reacción violenta de un país vecino. Esto no es la América de Donald Trump y el muro no tiene la intención de excluir a los mexicanos. En el otro extremo de las Américas, el millonario presidente argentino Mauricio Macri provocó una polémica diplomática con vecinos regionales esta semana después de que firmara una controversial orden para frenar la migración”, expresa el medio.

“El gobierno de derecha de Macri ha dicho que la orden de la inmigración está destinada a luchar contra la creciente ola de delitos relacionados con las drogas, que afirma que se debe en parte a la afluencia de inmigrantes procedentes de los vecinos del norte de Argentina”, continúa el texto que cita dichos de la ministra de Seguridad argentina Patricia Bullrich, quien expresó: “Los ciudadanos peruanos y paraguayos vienen aquí y terminan matándose entre sí por el control del tráfico de drogas. Una gran cantidad de paraguayos, bolivianos y peruanos se comprometen, ya sea como capitalistas o mulas, como conductores o como parte de la cadena del tráfico de drogas”.

En la misma línea, se expresó el senador argentino Alfredo Olemedo, quien propuso construir un muro al norte de la provincia de Salta, en la frontera con Bolivia:“Tenemos que construir un muro. Estoy de acuerdo al 100% con Trump”, dijo.

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales escribió en su cuenta de Twitter: “No podemos estar siguiendo el ejemplo del norte y sus políticas, la construcción de muros de dividirnos”.

Macri aprobó la prohibición de la entrada en Argentina de los ciudadanos extranjeros con antecedentes penales y aceleró la expulsión de los extranjeros acusados de violar la ley, incluso si no han sido condenados por algunos casos.

Por otro lado, The New York Times realizó un comparación similar en un artículo publicado el pasado y señaló que “las medidas anunciadas por el Sr. Macri en los últimos días hicieron que sea mucho más fácil deportar a los inmigrantes y restringir su entrada, lo que trajo airadas comparaciones con el presidente Trump y encendió un feroz debate sobre la inmigración”.

El texto, escrito por Simon Romero y Daniel Politi, detalló que el decreto de Macri acelera los procesos de deportación de extranjeros que hayan cometido ‘crimen organizado’, no obstante “muchos se preocupan de que los inmigrantes ahora pueden ser expulsados por crímenes menores, como bloquear una calle durante una protesta”.

También recuerdan que Macri es hijo de un inmigrante y afirman que “su decreto también ha reavivado las críticas por sus vínculos con el presidente de Estados Unidos, a quien señala como su ‘amigo’”.