El Ministerio Público Fiscal solicitó ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial que rechace por “abusivo” y por “conflicto de intereses” un acuerdo entre el Estado y Sideco Americana S.A, empresa controlada por la familia Macri a través de Socma S.A, con el que la familia del presidente Mauricio Macri se beneficiaría con una quita de más de 4 mil millones de pesos argentinos, que en 2033 se traducirían en más de 70 mil millones.

Estos son relativos a la deuda que la empresa familiar mantiene con el Estado tras el quiebre de Correo Argentino S.A, empresa privatizada en 1997 y manejada por Sideco hasta 2003. En total, se tratarían de más de 4 mil millones de dólares de deuda perdonada.

Según el dictamen de la fiscal ante la Cámara, Gabriela Boquín, con este acuerdo, Macri aceptaría algo “equiparable a una condonación de la deuda”, ya que su familia pagaría sólo el 1,18 por ciento del monto total que la empresa familiar tiene que pagar al Estado. En caso de que su pedido sea rechazado, Boquín podrá apelar ante la Corte Suprema.

El grupo Macri posee el 69,2 por ciento de las acciones de la empresa Correo Argentino S.A, Banco Galicia el 14 por ciento y la Corporación Financiera Internacional el 5 por ciento. En junio de 2016 el Estado firmó un acuerdo con la compañía en el marco de un concurso preventivo abierto en 2003, y en el que el Estado reclamaba una deuda de 450 millones de pesos/dólares a septiembre de 2001 por el incumplimiento en el pago de los cánones semestrales acordado en la privatización firmada por el expresidente Carlos Menem.

La empresa controlada por el Grupo Macri ofreció en junio cancelar su deuda con el Estado en 15 cuotas anuales y con una tasa de interés del 7 por ciento. La oferta se hizo luego de que el actual presidente rechazara tres meses antes (marzo de 2016) otra propuesta que le proponía el pago de la deuda en 19 cuotas con una tasa de interés del 6 por ciento. Ese cambio de opinión por parte del conglomerado es una de las sospechosas aristas que investiga la fiscal.

Según explica el medio argentino Página12, “la concesión de la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos S.A. (Encotesa) a Correos Argentinos S.A, controlada por el Grupo Macri, fue la última, en 1997, de una larga ola privatizadora encabezada por el gobierno de Carlos Menem. La entrega había sido pactada por 30 años con el compromiso de que la empresa manejada por los Macri pagaría un cánon semestral de 51,6 millones de pesos/dólares al Estado”. Y agrega:  “Sin embargo, en 1999, Correos Argentinos S.A dejó de pagar el cánon, además de exigir al Estado que reconozca como parte de las inversiones que tenía que realizar las indeminzaciones pagadas por los 6 mil despidos que ejecutaron en el primer año de concesión”.

Además reseña que “en noviembre de 2003 —transcurridos 6 años de los 30 de concesión, con miles de despidos a cuestas, el incumplimiento de los compromisos asumidos y un descenso de la participación de la empresa en el mercado— el gobierno de Néstor Kirchner decidió cancelar la concesión y restatizar el Correo. Un mes después, el juez Eduardo Favier Dubois declaró la quiebra de la empresa controlada por el Grupo Macri con un reclamo por parte del Estado de 450 millones de pesos/dólares adeudados”.