Durante este jueves, el medio Corriere Della Sera dio a conocer una entrevista con el Papa Francisco en donde se refiere a la corrupción que existe al interior de la Iglesia Católica.

La autoridad eclesiástica relató cómo logra convivir con la tensión que se vive en El Vaticano, asegurando que “en las Congregaciones Generales se hablaba de los problemas del Vaticano, se hablaba de reformas. Todo el mundo las quería. Hay corrupción en el Vaticano. Pero yo estoy en paz“.

Además, el Papa señaló que, en caso de problema, “escribo una nota a San José y la pongo debajo de su estatua que tengo en mi habitación. Es la estatua del San José que duerme. ¡Y ahora duerme bajo un colchón de notas! Por esto yo duermo bien. Es una gracia de Dios, siempre he dormido seis horas”.

El Papa Francisco recalcó que los superiores deben aprender a sufrir y que nunca deben omitir algún conflicto. “¡Pero nunca se laven las manos de los problemas! Sí, en la Iglesia hay Poncios Pilatos que se lavan las manos para estar tranquilos. Pero un superior que se lava las manos no es padre, y no ayuda”.

Además de reconocer que no toma pastillas para tranquilizarse, el religioso manifestó seguir el consejo de los italianos: “para vivir en paz necesitamos una indiferencia saludable. No tengo problema en decir que esto que estoy experimentando es una experiencia totalmente nueva para mí. En Buenos Aires estaba ansioso, lo reconozco. Me sentía más tenso y preocupado. En resumen, yo no era como soy ahora. Tuve una experiencia muy especial de profunda paz desde mi elección. No me deja más. Yo vivo en paz. No lo sé explicar”.

Respecto a los abusos sexuales de parte de autoridades de la Iglesia Católica, el Papa señaló que “están involucrados sacerdotes y religiosos, y claro, es evidente que se trata de la presencia del diablo que arruina la obra de Jesús. Pero seamos claros: Esta es una enfermedad. Si no estamos convencidos de que esta es una enfermedad, no vamos a resolver el problema”.