Luego de cuatro meses de permanencia y trabajo en Chile, el periodista Lorenzo Spairani, que había sido becado por la Unión  Europea para realizar experiencias de trabajo con grupos sociales, fue expulsado del país.

En conversación con Radio Universidad de Chile, el profesional italiano señaló que desde el allanamiento, todo el operativo que contempló su salida fue absolutamente irregular.

Los policías de la PDI rompieron la puerta sin esperar a que abriera, no esperaron ni un minuto. Yo quería llamar el numero de emergencia para verificar que eran Carabineros de verdad. Entraron con la pistola en la mano, pero al darse cuenta que yo no era peligroso, todo fue muy tranquilo. Sin embargo, no me explicaron nada. Me llevaron al centro policial y solo entonces me entregaron el decreto de expulsión…nada más. Ellos no sabían nada más”, relató.

Antes de la expulsión firmada por el intendente Claudio Orrego, Spairani vivió un control preventivo de identidad mientras grababa videos de la marcha No+AFP en noviembre pasado. La situación se repitió en enero, en una nueva entrevista con un vendedor ambulante.

Desde la casa de su novia en Roma, el profesional recalcó que “no creo que mis videos sean tan influyentes. No trabajo por un periódico famoso o algo similar. Con la beca tenia que ayudar a la asociación Armetrase por el lado comunicativo (videos, sitio web, medios de comunicación social) y editar un documental sobre los movimientos sociales. Por eso, y para comprender la diferencias con las organizaciones sociales y sindicales en Italia, estaba en todas las marchas y en muchas huelgas: Homecenter, Luniben, el movimiento por el derecho a la vivienda, algunas actividades en los diferentes barrios y las protestas del pueblo Mapuche”.

Spairani aseguró que en canal de Yotube se pueden ver los trabajos que realizó y por estos días trabaja desde Italia para poder revocar su expulsión.

Creo que están demasiado nerviosos. Que alguien en la PDI ha visto demasiadas películas. El problema es que ellos no tienen miedo de usar leyes injustas de la dictadura como esa. Me da un poco de vergüenza por ellos, nada más”, cerró.